Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 23 may, 2013 | 0 comments

Y nos creemos racionales…

Una de las paradojas que nos ofrece la historia reciente de las ciencias sociales la protagoniza Vilfredo Pareto. A este autor se le ha de considerar como un economista, dadas sus contribuciones más significativas; sin embargo, una de sus obras más importantes se trata de uno de los primeros tratados de sociología que jamás se han publicado (“Tratado de sociología general”), por lo que también se le considera sociólogo. Como tuvo interés en introducir sus averiguaciones en el día a día de su entorno, también se le considera político… y también filósofo. Bueno, tiene sentido: a finales del diecinueve y comienzos del veinte florecieron numerosos intelectuales cuyas obras ya no se separan de las bibliografías obligatorias que nos permiten entender buena parte de nuestras orientaciones políticas, económicas, sociales y psicológicas.

En ese tratado de sociología (insisto en las paradojas), para articular algunas de sus explicaciones relacionadas con el funcionamiento de las élites y las masas, acude al diseño de una suerte de teoría psicológica muy inspirada en la de su contemporáneo Freud. Pareto, para explicar cómo es el comportamiento humano en sociedad, acude a dos conceptos (cuyos nombres, la verdad, es lo de menos): residuos y derivaciones. Me valen como excusa para explorar nuevas dudas sobre cómo somos y cómo creemos ser.

Read More