Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 5 feb, 2015 | 6 comments

10 rasgos de la pequeña empresa con futuro

10 rasgos de la pequeña empresa con futuro

____

generic cialis Online 1. Empresa de escala humana

Crecer y crecer es lo que tiene entre ceja y ceja el emprendedor cuando empieza. Crecer en estructura, económicamente, en recursos, en espacios, en fronteras de mercados… La escala humana en la empresa, sin embargo, significa situar a la organización en un escenario más parecido al de un grupo de amigos que disfrutan con lo que hacen, que al de una gran empresa cuyas personas son recursos (y humanos) que han de plegarse a unos rígidos objetivos empresariales. Las personas de la empresa tienen que conocerse, todos ellos; si no es así, será por que se es demasiado grande. Se habrá dejado de tener una personalidad humana para tener otra netamente jurídica. Las relaciones entre los miembros de la organización han de ser profesionales, sí, pero se ha de procurar que esa relación vaya más allá y se creen vínculos personales. La confianza que te procura esa cercanía siempre será mayor que el que te ofrezca la relación meramente profesional.

2. Empresa con propósitos compartidos

Se trata de la empresa que tiene una misión compartida, unos objetivos claros y unos contenidos desafiantes sobre los que trabajar, en proyectos conocidos, “queridos” y pretendidos. Cuando casan nuestros propósitos con los que de la gente que nos rodea, complementándonos para que salga todo adelante con coherencia, chapeau. Las personas que conviven en una empresa así tienen más facilidad para disfrutar trabajando, para diluir las fronteras entre la vida personal y la profesional. Tenemos sólo una vida, no dos (personal+profesional), así que que en esa vida trato de hacer todo lo que me gusta junto con otros que sienten como yo. Hay que pasárselo bien y, además, sentir que lo haces rodeado de gente que piensa como tú.

3. Empresa de conversaciones

Murallas hacia dentro, es una empresa que utiliza un modo ágil e inteligente para comunicarse. La fluidez en los circuitos de información interna se plantea como requisito necesario para operar con productividad. La cercanía, la conversación y el “contacto” permanente, en la oficina o en el bar, es fundamental. ¿Y murallas hacia fuera? Más de lo mismo. La conversación con el entorno, vía twitter, linkedin o en el descanso de algunas conferencias (que siempre hay algo) son buenas excusas para charlar con la gente de alrededor, para decirles: “eh, estoy aquí y quiero que sepas que me acuerdo de ti”.

4. Empresa social

Empresas que van más allá de sus productos y servicios, porque buscan pretendidamente calmar una necesidad social. La estrategia de RSC no se piensa desde una posición marketiniana, egoísta o de postureo, sino que surge genuinamente, para hacer en la práctica lo que siempre hemos querido hacer: ayudar al entorno en el que vivimos, a quienes verdaderamente lo necesitan, apoyar causas justas, mejorar la situación de colectivos… Se trata de una empresa que se toma en serio la ética de la profesión, con una visión del mundo bañada de valores colectivos, que logra que cada acción que se desarrolla hacia el exterior (el mercado, la comunidad…) represente un avance en la construcción de un mundo mejor.

5. Empresa que aprende

La personalidad de la empresa con futuro es la que tiene una alta carga de inquietud. No se conforma con operar en un sector sino que, sobre todo, se cuestiona el mismo e indaga cuáles son sus palancas de cambio, a fin de comprenderse mejor como empresa y, también, comprender mejor el producto o servicio que requiere su mercado. La empresa que investiga es la que no se conforma por cómo van las cosas, sino que se ocupa en descifrar respuestas a las preguntas que aún no le han hecho. Una empresa que aprende es aquella que invierte tiempo en el consumo y producción de conocimiento, que se encuentra inmersa en CoPs, que discute en la sección de comentarios de un blog o en el foro especializado de su sector dentro de linkedin.

6. Empresa que enseña

Si estar continuamente aprendiendo es un objetivo, saber transferir esos conocimientos a otros no debe resultar pudoroso. Todo lo contrario. Es un estupendo ejercicio para profundizar en el propio conocimiento. Enseñar a otros exige aprender más de lo que creíamos tener que aprender. Cuando alguien atesora algo, que lo comparta. Ya sea a través de un blog, un slideshare o una jornada de formación. Hacer además negocio con ello es otro debate, pero la voluntad de buscar, abrir y compartir el conocimiento (ese know how tradicionalmente escondido) ha de estar siempre presente.

7. Empresa laboratorio

Una empresa abierta a la experimentación, sin ataduras para ensayar formulas originales, dejando a un lado las respuestas memorizadas y atreviéndose a explorar en todos los frentes posibles. Una empresa laboratorio asume el error como fuente de aprendizaje, nunca como fracasos. Innovar consiste en prototipar desde la incertidumbre y aprender desde la experimentación y el error, de la desviación y de la corrección del rumbo planificado, renovándose con cada trabajo. El aprendizaje sucede antes, durante y después de cada proyecto, de cada acción, de cada prueba. Revisar continuamente qué hacemos y cómo lo hacemos resulta imprescindible para aportar mejores soluciones.

8. Empresa red

Una empresa (de servicios) no la forman sus propietarios o sus empleados. No. Una empresa está formada por proyectos… y los proyectos son temporales, por lo que ¿tienen que estar siempre los mismos haciéndolo todo? La empresas pueden ser, como ya en día anticipaba Mª Jesús Salido, como películas de Hollywood: “Equipos especiales para proyectos únicos”. Rodearse de gente que sepa hacer lo que tú no puedes tiene un valor incalculable. Hibridarse con una comunidad sólida de personas complementarias (o no) con las que poder compartir experiencias y aprendizajes es el primer paso para, construida la confianza entre todos, emprender retos de mayor enjundia y diversidad de perspectivas.

9. Empresa que se divierte

Nada tendría sentido sin humor. Si el mal rollo aprisiona los buenos momentos, mal vamos. Buscamos divertirnos en todos los momentos de la vida y, en el ámbito profesional, para ser productivos nada mejor que estar envueltos en escenarios de ilusión y emoción por el trabajo, en un entorno motivador y estimulante. ¿Sabes aquello del triple 8? 8 horas durmiendo, 8 horas de ocio y 8 horas trabajando. Como de los sueños no nos acordamos, quédate con este dato: la mitad del resto de los días (laborables) de tu vida te los pasarás trabajando. Mejor tener la sensación de haberte divertido. Si no, la alternativa del lorazepam (y otras drogas equivalentes) no parece muy atractiva.

10. Empresa sin deudas

Ya, ya. Ahora es cuando te cabreas con el que escribe. ¿Utópico? No, no. Lo de la empresa sin deudas va por aquellas que se piensan mucho en qué gastarse los dineros. ¿Por qué tengo que invertir? Los retornos tienen que estar claros, ser mínimamente evidentes. Si tienes un colchón grande con el que poder arriesgar, vale, allá tú. Y si no, quizá vayamos más despacio, pero vayamos más seguros. Porque las apreturas económicas conducen al congojo y al bloqueo productivo. Las apreturas conducen a los sacrificios: una nómina menos echando al último que llegó, una nómina más baja para el próximo que llegue. La sonrisa desaparece cuando los números enrojecen.

__

© Imagen de Heather for openphoto.net

6 Comments

  1. Me apunto a esta visión de la empresa pequeña, no me cabe duda :-)

  2. Realmente impresionante puesto. La leí entera y va a compartirlo con mis círculos sociales. Me gustó el artículo y la planificación para volver a escribir en mi propio blog. Estoy leyendo tu blog completo y encontré Singularidad en él.

  3. Me gusta que visitar el sitio ya que siempre encuentro con interesantes artículos como este one.Great de empleo , aprecio mucho that.Do Mantenga compartir!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: ____ 1. Empresa de escala humana Crecer y crecer es lo que tiene entre ceja y ceja el …