Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 28 mar, 2011 | 2 comments

Tener personalidad jurídica… y de la otra

Tener personalidad jurídica… y de la otra

Es muy frecuente la metáfora de “qué traje me pongo” cuando a un grupo de emprendedores se le explica que dispone de diversas formas jurídicas para constituirse como empresa. Ese traje lo constituye la personalidad, la jurídica, que tiene que tener la empresa y, aunque representa en muchas ocasiones simplemente una obligación o un trámite, dice mucho de cómo pueden (llegar a) ser esas organizaciones. Elegir una de las opciones que te ofrece la economía social y ser consecuente con esa personalidad en las formas de organizarse supone, desde mi visión de la jugada, optar por la opción que más encaja, de entre las disponibles, con la idiosincrasia de las personas en el modo de organizarnos para crear empresas.

Y cuento todo esto para dejar por aquí lo que me tuvo entretenido el miércoles de la semana pasada. Estuve en Torrox, una pequeña localidad costera de la Axarquía adonde no han llegado los rascacielos ni los yates pero que, aún así, merece la pena visitar (“el mejor clima de Europa” es su lema, no digo más). Allí se organizaron unas jornadas sobre economía social y tuve una pequeña intervención en calidad de emprendedor en este ámbito.

Quise transmitir que la personalidad de la empresa no sólo la constituye la personalidad jurídica y que para que se tenga una personalidad que represente una extensión empresarial respecto a lo que somos como personas hace falta tener presente, al menos, estas 5 cuestiones previas:

  1. Decrecimiento: crecer y crecer es el leit motive del emprendedor cuando aprende los modelos de management habituales de cara a la creación de empresas. Crecer en estructura, crecer económicamente, crecer en recursos, crecer en espacios, crecer en fronteras de mercados… En mi intervención defendí todo lo contrario y, por lo tanto, nada de eso: mejor crecer como profesionales, dominando de cerca aquellos trabajos en los que se esté presente y así, ser dignos de la propia felicidad (personal y profesional). Crecer no, decrecer. Consolidarse en un status quo que permita dignificar el trabajo y hacerlo de manera sobresaliente, cumpliendo unas expectativas salariales coherentes e incluso dando empleo digno en cantidad y calidad a otros. Posicionarse como referentes para unos pocos, pero por obra y gracia del trabajo bien hecho, no de ingeniosas estrategias comerciales y marketinianas.
  2. Empresas de escala humana: muy relacionado con lo anterior. No crecer significa situar a la organización en un escenario más parecido al de un grupo de amigos que disfrutan con lo que hacen, que al de una gran empresa cuyas personas son recursos (y humanos) que han de plegarse a unos rígidos objetivos empresariales. Las relaciones entre los miembros de la organización han de ser profesionales, sí, pero se ha de procurar que esa relación vaya más allá y se creen vínculos personales. La confianza que te procura un vínculo personal siempre será mayor que el que te ofrezca la relación meramente profesional. Las personas de la empresa tienen que conocerse, todos ellos; si no, ya se será demasiado grande para que la organización tenga una personalidad más humana y no meramente jurídica.
  3. Toma de decisiones: evidentemente, también está relacionado con todo lo anterior. Todo el mundo ha de disponer de toda la información de valor disponible para que pueda tomar una decisión, allí donde se encuentre la situación y el problema que requiere de la misma. Por lo tanto, el acceso a toda la formación e información disponible y necesaria por parte de toda la estructura humana de la empresa es algo muy a tener en cuenta para que no aparezca el cáncer de la burocracia y el “esto lo tiene que ver otro departamento”.
  4. El principio de indiferencia en la organización: unos saben más de unas cosas que de otras, unos se sienten más cómodos en unos escenarios que en otros y unos prefieren hacer unas cosas y no otras. Por eso, es preciso dividir ciertas funciones y, desde la indiferencia (porque confías en el que el otro lo hará bien), confiar en el buen hacer de ese compañero. Así, habrá períodos más o menos largos en el que se opte por nombrar a un responsable último para ciertas decisiones más trascendentales. Es el denominado dictador benevolente: una figura consensuada por todos los miembros y en quien se confía en última instancia en su palabra y decisión cuando no haya acuerdos plenarios o democráticos.
  5. Hiperconexión: comienza a estar manido esto de decir que estar en la web social es completamente necesario. Pero es que sólo el 23% de las pymes en España tienen página web, por lo que parece que habrá que seguir dando la lata con este asunto para que no crezcan estas nuevas brechas (digitales). Hay que estar conectado con todos los stakeholders posibles y la red permite afianzar las relaciones con ellos, e incluso, generar nuevos nodos en forma de proveedores, clientes y, por qué no, competencia, con quienes poder conversar, colaborar, compartir y, también, trabajar.

Le doy las gracias y la enhorabuena a la gente de FAECTA y CEPES por la invitación a la jornada, que organizó con éxito de crítica y público la gente de IU de Torrox. Por cierto, muy bueno el vino y el aceite de la Axarquía que nos regalaron :P

2 Comments

  1. Mmmm…
    Leyédonte me dan unas ganas de formar parte de alguna manera de esa “economía social”. Me siento muy identificado con los valores que planteas.
    Saludos.

    • Si es así, las federaciones de la economía social (tipo CEPES) funcionan bastante bien para tener más información sobre qué tipo de personalidad jurídica. Y si te sientes identificado con esos valores, para tener el otro tipo de personalidad… tú mismo ;-)

Trackbacks/Pingbacks

  1. Nacho Muñoz - Nueva entrada en el blog: "Tener personalidad jurídica... y de la otra" http://bit.ly/gnGM92
  2. Juan Martínez - Tener personalidad jurídica… y de la otra http://bit.ly/fGLl5A by @ignacionacho #Emprendedor #Personalidad #Colaboración #Humanidad
  3. Fernando López - Gran post de @ignacionacho Tener personalidad jurídica y de la otra http://bit.ly/gnGM92 ¿que quieres ser de mayor?
  4. Ana Herradon - RT @JuanMartinez: Tener personalidad jurídica… y de la otra http://bit.ly/fGLl5A by @ignacionacho #Emprendedor #Personalidad #Colaboraci ...
  5. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Es muy frecuente la metáfora de “qué traje me pongo” cuando a un grupo de emprendedores …
  6. Santi Garcia - Tener personalidad jurídica... y de la otra http://bit.ly/e6b7EI #organizacion #estructura por @ignacionacho
  7. PymeActiva - RT @Santi_Garcia: Tener personalidad jurídica... y de la otra http://bit.ly/e6b7EI #organizacion #estructura por @ignacionacho
  8. Alberto Barbero - Qué han de tener las empresas para ser una extensión de lo que somos como personas http://bit.ly/gnGM92 @ignacionacho
  9. Regina - Interesante artículo de @ignacionacho sobre factores por los que emprender en #EconomíaSocial http://t.co/hKJgxcz

Deja un comentario