Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by | 6 comments

Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la empresa abierta

Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la empresa abierta

“La empresa abierta acepta la dificultad de establecer sistemas de toma de decisiones en su seno y aboga por dar carta de naturaleza a sistemas plurárquicos, donde se admite la figura del dictador benevolente”

Sectores de la nueva economía 20+20 EOI, elaborado por MIK

La toma de decisiones que afectan a toda la organización es un punto caliente y, quizá, no resuelto del todo en la definición de la empresa abierta. Podríamos pensar que la lógica de la empresa abierta iría ligada a sistemas democráticos de toma de decisión. Pero no. La democracia como tal se observa de manera peligrosa: “(…) pueden utilizarse sistemas transparentes de valoración de propuestas, donde las que van adelante son las que más votos reciben. Sin embargo, también hay que ser prudente por cuanto pueden apartar a las minorías”. Esta preocupación advierte de la posibilidad de dar rienda suelta a la tiranía que puedan ejercer las mayorías dentro de las organizaciones.

En todo caso, la democracia, que asume la lógica “una persona, un voto”, dista mucho de ser la realidad que impera en las organizaciones tradicionales, donde siempre una minoría (la dirección o la propiedad de la empresa) resuelve en última instancia las decisiones a tomar. Incluso en determinadas organizaciones donde se ensalza la democracia, véase en las cooperativas, tampoco existe una democracia real: los que no son socios-cooperativistas, y sin embargo trabajadores de la cooperativa, no tienen derecho de voto. Conclusión: la democracia pura y real (casi) no existe en las estructuras organizativas.

En la empresa abierta el sistema de toma de decisiones críticas se resuelve mediante la elección de un modelo plurárquico, pero con matices que más adelante veremos. La plurarquía, descrita en la netocracia de Alexander Bard y Jan Söderqvist, establece que todo actor individual decide sobre sí mismo, pero carece de la capacidad y de la oportunidad para decidir sobre cualquiera de los demás actores y, por ello, hace imposible manterner la noción fundamental de democracia, donde la mayoría decide sobre la minoría cuando se producen diferencias de opinión. Justo al revés que el modelo que sigue la viñeta de El Roto de más arriba.

Una de las organizaciones consideradas como aproximación plausible de empresa abierta en el estudio 20+20, la Sociedad de las Indias Electrónicas, explora algunos conceptos a tener en cuenta en este complejo sistema de decisiones. Ellos hablan del principio de indiferencia como base del sistema que permite preservar los derechos de decisión, deliberación, representación y electibilidad de la organización. Este principio asume que los miembros de la organización se posicionan con indiferencia para distribuir las tareas de gestión colectiva. Todos los miembros, por tanto, asumen con indiferencia que unos desempeñarán unas funciones y otros otras. Esta indiferencia viene precedida, en las Indias, por otros conceptos-valores asumidos como los de identidad, confianza, fraternidad o igualdad, entre otros. Conclusión: algunos tendrán que asumir funciones de gobernabilidad a la hora de tomar decisiones en situaciones de disparidad de criterios o de crisis y, el resto, se mantendrán conforme ante este hecho ya que se asume con una indiferencia confiada.

Volviendo al estudio 20+20 de la empresa abierta también encontramos una figura especialmente significativa en todo este complejo modelo de toma de decisiones: la del dictador benevolente. Se trata de alguien en quien se confía para asumir la responsabilidad de tomar las decisiones en esos escenarios de incertidumbre y diferencias de opinión. De ahí que cuando antes decía que la empresa abierta asume un modelo plurárquico, éste vaya con matices porque, ante la duda, es mejor que haya alguien en quien se confíe mutuamente para que tome la decisión de toda la comunidad.

Complejo este asunto. Requerirá, me temo, de experiencias reales que refuercen el sentido de este sistema de toma de decisiones “trascendentes” en las organizaciones.

6 Comments

  1. Nacho, ¡qué buena esta serie que estás escribiendo sobre empresa abierta! Al margen de lo que te diga tu contador de visitas o suscriptores, creo que estás haciendo un trabajo excelente de divulgación de un tema trascendente, de actualidad y con gran relevancia futura.
    Muchas gracias y enhorabuena.
    JM

  2. ¡Qué buen post, Nacho! Reflexión que incide sobre un aspecto crucial de la empresa en general y de la abierta en particular y que necesita resolverse de alguna forma en cualquier modelo de relaciones.

    El principio de indiferencia de las Indias es sumamente atractivo desde lo conceptual… y al parecer están siendo capaces de llevarlo a la práctica. Pero la condición humana tiende a repetir patrones de comportamiento y para obviar consistentemente las tendencias naturales o culturales será necesario un cierto estrés organizacional, un continuo recuerdo de lo esencial para que no se escape de la práctica diaria en el tiempo.

    Observo con mucha atención a las Indias. Pocas experiencias vivas de otra concepción del trabajo podemos ver nacer y crecer. Precisamente me temo que la deriva hacia la figura de dictador benevolente es una posibilidad real en ellos (aunque no sé si les gustará), salvo que la férrea limitación de tamaño que defienden les preserve de ello, lo que bien puede ser…

    En las cooperativas más tradicionales, la capa democrática última de un hombre – un voto en la Asamblea, funciona como una salvaguarda frente a las tentaciones tóxicas del dictador benevolente, aunque sea lejana de la ocupación de cada día, donde la democracia aplicada al detalle se demuestra enseguida físicamente inviable.

    Muchos e importantes matices a ir desgranando, sí…

    • “Tentaciones tóxicas”. Has mencionado, Jesús, quizá uno de los principales temas calientes de la dirección participativa. Si ha de recaer en uno la decisión en última instancia ante escenarios de desavenencias, ¿cómo asegurarnos de que no existen intereses ocultos? Me temos que solo a través de un ecosistema puro de confianza, lealtad, rigurosidad, profesionalidad y, por qué no, inteligencia, puede dar lugar a la decisión menos mala.

      Sin embargo, si existen desavenencias ante la toma de decisiones trascendentales, la tendencia humana dice que una vez tomada esa decisión quizá ya se haya producido alguna fisura difícil de suturar.

  3. Muy buena esta aportación Nacho! Realmente una buena reflexión perfectamente documentada.

    Sin poner muchos datos sobre la mesa, soy bastante descreído respecto a este tema. Personalmente siempre digo que las organizaciones humanas tienden al modelo cerebral el cual, dicho sea de paso, no tiene nada de democrático. Supongo que mi experiencia me aporta retazos  que justifican esta percepción y ya hace tiempo que aprendí a colocar las utopías en el sitio que les corresponde. Incluso en  algunas redes “abiertas” puedo detectar de manera más o menos encubierta movimientos de exclusión de opiniones ajenas a la propia y el deseo atávicamente yoico de imponer el propio punto de vista sobre los otros.

    Me gusta el nudo que intentas deshacer en este post, quizá porque es básico en lo referente a motivos para implicarse y a disminuir el sufrimiento psíquico que supone la asunción de decisiones que no se han integrado como propias…

    • Pues sí, Manel, quizá pensar que la ausencia de daños colaterales en el proceso y resolución de decisiones colaborativas en escenarios de desavenencias sea una auténtica utopía. Quizá por eso piense en ello, porque es en la utopía donde hay que mirar de vez en cuando, para saber dónde estamos y cuánto nos queda para dejar de ser humanos :-)

      Quizá los modelos menos democráticos sean menos dañinos, pues cuando asumes que no puedes contribuir en nada, no te duele concebir decisiones que no compartes, pues ya habías asumido que no se podía participar en el proceso de decisión. A mayor presencia en la contribución de la decisión final, mayor sufrimiento al comprobar que tu decisión e interés no es el finalmente considerado.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Nacho Muñoz - Nueva entrada compleja en el blog: "Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la empresa abierta" http://bit.ly/f4Etoq
  2. José Miguel Bolívar - Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la #empresa abierta http://jmbolivar.net/2dfq #liderazgo #recomendar /de @ignacionacho
  3. Mercedes HVdP - RT @TopsyRT: Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la empresa abierta http://bit.ly/fcrGN2 vía @Humannova
  4. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: “La empresa abierta acepta la dificultad de establecer sistemas de toma de decisiones en su seno …
  5. Jesús Fernández - Comentando un gran post de @ignacionacho: "Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la empresa abierta" http://bit.ly/f4Etoq
  6. Manuel Gross - RT @TopsyRT: Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la empresa abierta http://bit.ly/fcrGN2
  7. João José Curvello - Pluriarquia, democracia e ditadores benevolentes na empresa aberta: http://bit.ly/f4Etoq
  8. Ricardo Tavio - Otro excelente artículo RT @TopsyRT: Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la empresa abierta http://bit.ly/fcrGN2
  9. Nacho Muñoz - Charlando sobre dirección de empresas con @jmbolivar @cumclavis y @jesusfdez en los comentarios; viva la conversación http://bit.ly/hpbDPW
  10. Organizaciones 2.0: El Valor de Crear Espacios | TedX Moncloa - [...] Sin embargo, en la organización 2.0 el control jerárquico es sustituido por el autocontrol y el control de la …
  11. Claves de la empresa 2.0: la presentación a emprendedores de Benalmádena | conGestión de Personas - [...] dictador benevolente no es alguien que actúe de forma autoritaria, sino más bien todo lo contrario. Se trata de …
  12. Boquerón Valley: calentando motores | conGestión de Personas - [...] sea. Debe integrar a cuantos más mejor a través de una estructura plana en la que predomine la plurarquía …
  13. Rasgos de la personalidad empresarial (que me gusta) | conGestión de Personas - [...] 8. Empresa con principios de indiferencia y dictadores benevolentes: unos saben más de unas cosas que de otras, unos se sienten …
  14. Alberto Barbero - Plurarquía, democracia y dictadores benevolentes en la empresa abierta http://t.co/AHPAS0I4 @ignacionacho

Deja un comentario