Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 1 jun, 2010 | 7 comments

Perlas (37): la representación de la felicidad

Perlas (37): la representación de la felicidad

O poeta é um fingidor
Finge tão completamente
que chega a fingir que é dor
a dor que deveras sente.

{El poeta es un fingidor. Finge tan completamente que llega a fingir que es dolor el dolor que de veras siente} (traducción libre).

Fernando Pessoa

En los tiempos de sobremesa, ese en el que no le falta la copa de brandy y el puro, me decía mi padre que todos los actos de la vida son una mera representación. No hay otra, en todo momento estamos representando un papel porque no somos nada más allá de una compleja puesta en escena. Los que no son plenamente conscientes de esta realidad viven más aprisionados que los que sí lo asumen. En el terreno laboral, pues lo mismo. El intento de ser coherentes con nuestros principios, correctos en el trato con terceros, productivos y cumplidores en la responsabilidad de cubrir objetivos… son representaciones que nos permiten ajustarnos adecuadamente al escenario por el que deambulamos. ¿La felicidad en el trabajo? Pues si no es una representación, se tratará de una consecuencia física de un conjunto de estímulos que nos provocan, cual animales que somos, una experiencia que intentamos categorizar como “felicidad”.

No sé para qué me meto: el problema de filosofar demasiado es que no se tienen nunca respuestas certeras ni atractivas sobre nada.

7 Comments

  1. Toda escena que nos toca “representar” pueden tener dos fuentes: a) la que alguien nos escribe para que la aprendamos e interpretemos según su  libreto; o b) la que somos capaces, nosotros mismos, de escribir para nuestro repertorio de actuaciones.
    Confío que estés pensando en que sí existe factores tales como el libre albedrío, la voluntad, la ilusión, la visión y el talento para nuestros escenarios sean espacios amplios, de límites tan distantes como nos atrevamos a explorar, aprender y transitar sin condicionamientos “del destino”.

  2. Hola Nacho:
    Al final resulta que tu padre tenía razón. Somos una pantomima y nos cuesta reconocerlo. Lo demás es adecuación a las circunstancias.
    Un saludo
     

  3. Estimado Mario, quizá exista otra fuente además de las que mencionas: la de un escenario determinado que limita el libre albedrío, voluntad, ilusión, visión y talento de la persona y exige además la necesidad de participar representando un patrón ajeno al deseado. Posiblemente estos “escenarios determinados” sean más de los que se nos puede antojar apriori. No obstante, siempre queda la posibilidad de trasgredir la norma social establecida y posicionarse libremente en él.

    Adecuación a las circunstancias, Fernando. Parece que asumiendo esa realidad nos estamos rebajando, pero quizá no sea más que una realidad con la que es preciso convivir para ser más conscientes de lo que somos.

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Perlas (37): la representación de la felicidad =-.

  4. Nacho, el ser humano se mueve, desde que nace, en una tensión irresoluble entre su ser social, su socialización (valga decir, institucionalización) y sus deseos, su condición de máquina deseante. La “representación” a la que tú te refieres remite a la plena inserción en la maquinaria institucional del ser, adoptando los roles que se esperan de él; pero eso es sólo una parte (la más estática) de la persona, la que conduce a enviar el propio deseo al fantasma, y a que este regrese en formas monstruosas (en las que, por cierto, ya no hay representación, sólo trastorno, histeria…).
    En las formas deseantes la representación sólo juega un papel parcial, cuando buscamos su corrección en el orden instituido, pero en su expresión más completa, más “salvaje” si se quiere, no hay representación alguna. El límite es el cuerpo sin órganos del que hablaron Deleuze y Guattari…
    Un abrazo

  5. Mi impresión, Alfonso, es que desde el momento en el que aceptamos la naturaleza salvaje del individuo, la intromisión intelectual por desarrollarnos como personas más allá de nuestros instintos nos convierte en un personaje de ficción, creado de forma más o menos consciente por cada uno, del que no podemos escapar.

    Siendo más conscientes de que somos una representación, una ficción, creo que avanzamos algo más en la evolución de nuestro ser, que creo que está en contrucción.

    Gracias, como siempre, por participar en estos terrenos oscuros del blog.

  6. El tema es muy complejo, Nacho, y muy difícil de de tratar en estos formatos. No entiendo muy bien que es la “naturaleza salvaje del individuo“, parece suponer que existen diferentes naturalezas en el ser; tal vez es más precisa la noción de Lacan de que la apariencia humana es la apariencia de la apariencia misma…

  7. Lo dicho. Qué bueno encontrar tu blog y la red de consultoría artesana!
    Gracias, de verdad.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Nacho Muñoz - Nueva entrada: Perlas (37): la representación de la felicidad http://bit.ly/crFWPH
  2. Juan Martínez - RT @ignacionacho Nueva entrada: Perlas (37): la representación de la felicidad http://bit.ly/crFWPH #IN
  3. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: O poeta é um fingidor Finge tão completamente que chega a fingir que é dor a …
  4. José Miguel Bolívar - Perlas (37): la representación de la felicidad http://bit.ly/aixffT /de @ignacionacho
  5. ferlopfer - RT @jmbolivar: Perlas (37): la representación de la felicidad http://bit.ly/aixffT /de @ignacionacho #reflexionar
  6. agustilopez - En el estupendo blog (todavía no lo conoces??) de @ignacionacho "La representación de la felicidad" http://bit.ly/bdSs9h
  7. aliciapomares - "Finge tan completamente que llega a fingir que es dolor el dolor que de veras siente" Fernando Pesoa http://bit.ly/crFWPH
  8. jabaldaia - RT @AliciaPomares: "Finge tan completamente que llega a fingir que es dolor el dolor que de veras siente" Fernando Pesoa …
  9. garciagarcialex - Bonito RT @AliciaPomares: "Finge tan completamente que llega a fingir que es dolor el dolor que de veras siente" Pesoa …
  10. rexposito - RT @AliciaPomares: "Finge tan completamente q llega a fingir que es dolor el dolor que de veras siente" Fernando Pesoa …
  11. rrhhypersonas - Perlas (37): la representación de la felicidad http://bit.ly/bKiJ1R by @ignacionacho
  12. Eugenio de Andrés - Perlas (37): la representación de la felicidad http://bit.ly/bKiJ1R by @ignacionacho
  13. Cuando el personaje adelanta a la persona | conGestión de Personas - [...] La representación de la felicidad [...]
  14. Julie Lizcano - Perlas (37): la representación de la felicidad http://t.co/nMHhkr0t

Deja un comentario