Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 1 abr, 2010 | 23 comments

Imagina una empresa de consultores en la que…

Imagina una empresa de consultores en la que…

Ahora que estamos en Semana Santa, tengamos fe. Y para tener fe, imaginemos. Imaginemos juntos una empresa de consultores en la que…

Lo que se hace genera significado. Una empresa en la que cada servicio que ofrece tiene un verdadero {y por qué no hermoso} valor social, acompañado de una utilidad que beneficia a las personas en sus escenarios de trabajo. Imagina que todo ello se hace mediante una misma ética de la profesión, una visión del mundo bañada de valores compartidos que logre que cada acción que se desarrolla hacia el exterior (el mercado, la comunidad…) represente un avance en la construcción de un mundo mejor.

Todos son propietarios de la empresa. Todos arriesgan por igual, todos ganan por igual… todos hacen de todo, por tanto. Pero gobernar sólo gobiernan pocos, de forma que bajo un principio a través del cual exista una indiferencia absoluta sobre quién rige las decisiones que se adoptan, ya que la plena confianza entre las personas está por encima de todo lo demás, el gobierno fuera ágil y beneficioso para todos.

La pasión hacia los mejores resultados sea el medio más importante para alcanzarlos. Los conocimientos técnicos son necesarios, pero no suficientes para ser parte de esta empresa. La pasión por perfeccionarse a sí mismo en cada tarea, sabiendo que a través del propio perfeccionamiento se logran unos resultados superiores (¿la felicidad?) en los demás, ya sean de dentro o de fuera de la empresa, es el verdadero reto profesional. Equivocarse no es un problema, el problema es perder la pasión por lo que se hace y para quién se hace. No hace falta ser un genio o erudito, porque las complementariedades son necesarias para distribuir la pasión en todas las tareas organizativas.

Se pueda construir una vida personal dentro de ella. La empresa, a través de una organización de valores, métodos y experiencias compartidas, transmite una identidad lo suficientemente flexible como para que cada uno de sus miembros puedan identificarse con ese potente mínimo común denominador que a todos representa. Trabajar con esas personas supone vivir esa cultura, y en ella relacionarse e interactuar a través de la identidad personal e inimitable: una rica vida personal y profesional, sin distingos.

Ser menos es mejor que ser más. La empresa se soporta a través de los proyectos que tiene. Sólo los beneficios económicos de estos proyectos pueden sustentar la estructura de gastos de la empresa, de forma que si no hay nuevos proyectos, no hay necesidad para crecer. Y tampoco hay necesidad de crecer si los proyectos actuales de la empresa enriquecen las inquietudes profesionales de sus miembros. Sólo ante la aparición de nuevos proyectos interesantes se podría aumentar la estructura de personas de la empresa, y sólo a través de relaciones basadas en los principios y valores que fijan la cultura de la empresa.

—————-

¿Te la has imaginado? ¿Hace falta mucha fe para creer en su existencia? Yo me la imagino y me gusta, llamadme fervoroso. Me gusta tanto que llevar esas ideas a la práctica me {pre}ocupa algún tiempo durante todos los días, ya sea delante del ordenador o encima de la almohada. Me gusta tanto que me gustaría compartir la idea y el proyecto con gente cercana.

Pienso todo esto aunque yo ya sea consultor, y no me va mal, pero no quiero vivir el resto de mi vida mi profesión, y mis ideas de empresa, solitariamente.

¿Qué te parece?

votar en bitácoras

23 Comments

  1. I have a dream“, ¿verdad? ¿Y si eso no es una “empresa”? al menos en el sentido general y oficial del término… Bueno, abstracciones al margen, me gusta tu visión, pero ¿porqué construir una vida personal dentro de ella? Vida personal es un oxímoron, por otra parte. Vivimos trabajando y haciendo otras cosas, mi trabajo es tan personal, para bien o para mal, como mis relaciones, mi soledad, mi comer y mi defecar ;-) De lo que se trata es de no tener que ofrecer “vida” dentro de la empresa, de lo que se trata es de que vivamos sin más mientras trabajamos ¿no? No sé si me expreso bien…
    En lo demás, compartimos ideal ¿Para cuándo? :-D

  2. Perdón y disculpas conceptuales. Donde digo “Vida personal es un oxímoron” quería decir “Vida personal es una redundancia”, obviamente (o no) ;-) .

  3. Sí, I have a dream… Desde entonces, y allí ya lo comenté en su día, ronroneo cual gato los mismos pensamientos. ¿Por qué no puede ser esto una empresa? La duda no revela mi intención por una posible constitución de la misma, sino más bien por comprender que sí, que es posible ese modelo de estructura organizativa bajo el paraguas de las formas organizativas con personalidad jurídica “oficiales”.

    Respecto al oxímoron a la redundancia, pues sí. Es una redundancia pretendida y orientada a quienes creen que la vida profesional no es personal y que en ella no se vive, sino que se trabaja, como si el trabajo no fuera otro componente de la vida. Hay muchos que profesan fe en la existencia de ambas vidas y no me duele insistir en que sí, que se puede vivir y ser feliz mientras se trabaja.

    ¿Cuándo? Cuando queramos ;-)

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Imagina una empresa de consultores en la que… =-.

  4. Amigo Nacho, haces bien en no “vivir solitariamente” tus sueños. Se agradece que los compartas y de paso, nos tires de la lengua. Coincidimos en muchas ideas, que son (por cierto) practicables. Con tu permiso, las voy a comentar porque son jugosas:

    Lo que se hace genera significado: ¡¡fundamental!! Pero para eso hay que mantenerse pequeños, y no sufrir estrés de facturación. También se necesita una estrategia (llámala como quieras) para saber a qué decir que no, y que no te tiemblen las rodillas.

    Todos son propietarios de la empresa: Nacho, aquí tiramos de fe, de mucha fe, quizás excesiva. En la realidad no todos “arriesgan por igual”. El riesgo está, más bien, mal repartido. Tampoco la implicación, ni las ganas. Y ya ves, no hablo de talento, para evitar ruidos complejos en la fórmula (precisamente por eso de las “complementariedades” que dices después con razón en tu post). Lo óptimo para mí es gestionar modelos meritocráticos de decisión, que por cierto, también necesitan de mucha fe…

    La pasión hacia los mejores resultados sea el medio más importante para alcanzarlos: Coincido con la importancia de la pasión o mejor, con el disfrute-por-lo-que-se-hace según los códigos de #redca. Por cierto, tendríamos que disfrutar más el “proceso” que los “resultados”. Lo primero casi siempre conduce a lo segundo.

    Se pueda construir una vida personal dentro de ella: Diversidad de personalidades dentro de un potente mínimo común denominador que a todos los represente. Me gusta, me gusta: ¡¡viva la mezcla cohesionada!!

    Ser menos es mejor que ser más: Creo que la clave de esto está en la distinción que hace Julen, y que a mí me parece muy certera, de “crecer vs. desarrollarse”. A veces hay que crecer, pero esto tiene el riesgo que tú señalas. Gestionar el crecimiento (que es lo mismo que “gestionar la flexibilidad”) es el desafío más complicado que tiene una empresa y lo sé por experiencia.

    Hace un tiempo escribí en mi blog un post que llamé “Mi empresa ideal”. Sintonizamos bastante. Si tienes tiempo, échale un vistazo. Un abrazo…

  5. Ya se lo he echado, Amalio, y te sincero que no había reparado en él hasta ahora. Sintonizamos, y mucho. Practicamente todo lo que comentas por allí y por aquí está en perfecta sintonía con lo que pienso. Es un gustazo comprobarlo :-) Aunque hay un apunte que me gustaría discutir:

    ¿Por qué tiene que ser utópico pensar que la empresa ha de ser propiedad de todos sus miembros? O mejor, ¿no es bonito pensar que si todos compartimos marca y trabajo para esa marca, no compartamos todos los riesgos y todos los beneficios?

    Es una asunción que hay que tomar, y saber gestionar, cuando un miembro quiera ser partícipe de un proyecto empresarial de estas características, tanto si el sujeto en cuestión es consultor, administrativo, diseñador gráfico o analista económico financiero.

    Lo difícil, claro, es encontrar individualidades perfectamente complementarias para que el equipo sea el mejor equipo disponible para cada proyecto concreto, en particular, y para el proyecto empresarial, en general. Ocean Eleven es la referencia a la que alude Odilas para esto, y un ejemplo (de ciencia ficción, ya) perfecto.

    Abrazos! :-)

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Imagina una empresa de consultores en la que… =-.

  6. Me alegra sintonizar contigo. En cuanto a lo que comentas, tienes razon. Cuando hablaba de utopía me refería mas bien a que los riesgos se compartan de forma equitativa. La realidad me dice que partimos desde situaciones distintas respecto del riesgo. Siempre unos arriesgan mas que otros. Pero la idea de que la empresa sea propiedad de todos los miembros me gusta, es el espiritu cooperativo, ahí lo tenemos, con sus éxitos y fracasos. En principio me gusta, es un óptimo al que me gustaría tender, pero sigo teniendo dudas sobre su viabilidad. Tienen que darse unas condiciones muy concretas, y al final todo depende de las personas. Con unas personas es posible, con otras no. Interesante reflexión…

  7. Hola, Nacho:
    Comparto el espíritu y también parte de la letra pequeña. Me gusta especialmente el último punto: creo que este tipo de proyectos funcionan mejor diciendo que no -aunque la “tecnología de la excusa” encuentre fácilmente razones para decir siempre que sí- cuando decir sí puede comprometer la calidad y/o el disfrute. Además, la obsesión irracional y la ambición por crecer quizás no sean compatibles con lo artesano.
    Sin embargo, no comparto que todos tengan que “arriesgar por igual y ganar igual”. Si se quiere “construir una vida personal dentro de ella” va a haber proyectos personales incompatibles con las opciones de la mayoría. Y a mi me parece clave para este sistema que los proyectos personales sean totalmente compatibles con el proyecto conjunto. O al menos a mi ya me ha pasado así… cuando renuncié a formar parte de un proyecto en el que la vida personal era clave para todos (pero en la práctica esto significaba cosas distintas para cada uno).

  8. Qué me va a parecer NAcho!? :) un sueño viable. Yo estoy convencida de que el modelo no sólo es posible, si no necesario para hacer frente a la complejidad de los problemas que pretendemos resolver y a los nuevos escenarios económicos.
    Hacen falta algunos ingredientes escasos:
    1. Personas dispuestas a jugar en este tablero. No es una empresa. ES una red, pero asociamos red a algo líquido, abierto y anárquico y creo que para este proyecto esa red ha de estar a medio camino entre lo líquido y lo sólido..es un gel.
    2. La complementariedad entre las mismas ha de ser operativa. A veces nos gusta debatir y crear conocimiento con personas afines intelectualmente, emocionalmente, pero para el grupo que propones, además, las competencias han de ser complementarias y eso es difícil de gestionar en un momento en el que todos estamos “obligados” a saber de todo porque el equilibrio entre la especialización y la generalidad es esquivo.
    3. Aquí hay una gestión de recursos ineludible:  materiales y servicios comunes, transacciones económicas por proyectos compartidos…que no deberían gestionarse as usual
    4. Si no es una empresa, se complica la relación con el entorno, económico, legal financiero. Hablas un lenguaje distinto y pocos te van a entender. REdes como esta requieren re-inventar también los servicios colaterales que necesita .
    5. Hay que dejar claro que aporta y qué aportas a la red. Cuales son las reglas del juego. las ambigüedades hacen que cada uno genere expectativas distintas. No hace falta regularlo todo, pero como dices, un mínimo común, sí.
    6. Muy bueno lo del crecimiento: Crecimiento por proyectos :)
    …uy..me estoy enrollando.Quizás te sigo en mi blog.
    Gracias por compartir sueños Nacho!.
    Un abrazo

  9. Reconozco que el término empresa no me acaba de convencer, por muy “guay” que parezca. Me ocurre lo mismo con todas las instituciones: Iglesia, Estado, Ejército… Al final son superestructuras que inevitablemente diluyen la importancia de la persona frente a unos supuestos valores o intereses globales. Pero en realidad esas superestructuras terminan siendo con frecuencia oligarquías (o sea, personas) que manipulan, utilizan y se aprovechan de otras personas…
    Prefiero el término Red. No sólo es más flexible y se adapta mejor a los tiempos que corren, sino que me parece más igualitario y simétrico. Como apunta MJ hay mucho que desarrollar alrededor de este concepto, pero estoy convencido de que es el camino.
    Tampoco creo en los modelos comunales. A día de hoy han demostrado no funcionar. Prefiero las meritocracias. Son más dinámicas y obligan a mejorar día a día para mantenerte.
    Por último no creo en la separación entre la vida personal y profesional como valor sino como necesidad. Si tu trabajo realmente te satisface, entonces esa frontera se diluye porque ya no es necesaria.
    En resumen, el sueño me gusta y lo encuentro inspirador. Pienso sin embargo que hay que ir un paso más allá y explorar nuevas posibilidades.
    Un abrazo
    .-= Lo último de José Miguel Bolívar en su blog… Productividad: Optimiza tu Blog de WordPress con Eficacia =-.

  10. Charlo contigo por partes, Alberto, ya que por un lado haces mención al último punto del artículo, que se refiere a que ser menos es mejor que ser más. Coincido con tu comentario y recalco el que hacía más arriba Amalio, aludiendo a la diferencia entre crecer vs desarrollarse.

    Por otro lado, comentas que no compartes el que todos tengan que arriesgar por igual y ganar por igual. Te pregunto, ¿solamente no lo compartes o no crees, en absoluto, que sea posible? Tu experiencia personal, por lo que cuentas, ya ha constatado que no pero… no crees que sería posible un modelo organizativo en el que ese principio fuera posible?

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Imagina una empresa de consultores en la que… =-.

  11. “Algo anárquico”, Odilas, es lo que me parece raro en la viabilidad de un proyecto como este. La gobernabilidad de las organizaciones de personas, aunque prosaico, me temo que es minimamente necesario. En el artículo aludo al principio de la indiferencia, basada en que la confianza plena depositada en terceros para que gobiernen la organización: puede ser otro de los ingredientes a tener en cuenta para preparar el plato final.

    Luego hablas de la complementariedad operativa que es uno de esos obstáculos casi insalvables cuando no se parte desde cero, sino que ya se cuenta con gente-no-complementaria-operativamente-hablando. ¿Cómo salvar esa barrera necesaria para alcanzar la complementariedad idónea de este tipo de organizaciones? Otro reto más sobre los que discutir, me temo.

    Y luego, si no es una empresa, ¿cómo presentarte ante el mercado que no entiende tu lenguaje? Es más… ¿para qué un nombre común para los integrantes de la Red? Presentarse ante el mercado como consultor autónomo, independiente, y contar que se tiene una red de colaboradores… pues creo que no supone inventar nada nuevo. ¿Es necesaria una personalidad jurídica? ¿Se pretende?

    Ala, ahí tienes para seguir la charla. ;-)

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Imagina una empresa de consultores en la que… =-.

  12. No es que a mi me convenza, José Miguel, el término empresa. Es que si te quieres presentar de manera compacta y solvente para proyectos que demandan marcas, y no personas, en ocasiones es necesario aludir a un nombre que represente ese conjunto de valores e intereses globales que mencionas. La inquietud que me ronda es saber si es posible construir una estructura organizativa en la que todos, propietarios, sepan gestionarla de una forma personal, no oligárquica.

    Por lo demás, andamos de acuerdo en el valor de la meritocracia. Pero si todos arriesgan por igual, ¿por qué no todos ganan por igual?

    Y respecto a la separación de la vida personal y profesional, incido en el comentario que le hice al comienzo a mkl, en que la redundancia de la separación de ambas vidas sirve para reafirmar eso mismo que tú comentas, que si tu trabajo realmente te satisface, entonces esa frontera se diluye porque ya no es necesaria.

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Imagina una empresa de consultores en la que… =-.

  13. Hollywood no es una empresa, lo són las películas que bajo su marca y su ecosistema de relaciones y recursos, se producen :)

  14. Me gusto, ..me faltan cosas, pero no es imposible… e incluso creo que es trasladable a empresas no consultoras.
    Soñar esta bien,… para pasar a la práctica LA FORMA JURÍDICA MÁS APROPIADA ES una SLL o una SAL (es la economía social) es la que te obliga jurídicamente a que tus sueños tengan que ser en parte reales (ser socio es casi obligatorio,..). Si quieres una experiencia práctica Humannova es una SLL … Ánimo… el paraguas de las formas organizativas con personalidad jurídica “oficiales”.

  15. Hola, Nacho:
    De entrada no me gusta cerrarme y ver que hay algo que no es posible. Estoy convencido que cuando la perspectiva es más abierta, lo imposible se puede tornar muchas veces en posible. Alguien me enseñó que a veces sucede que “lo hizo porque no sabía que era imposible”.
    Sin embargo, creo que algo ” cruje” detrás de la idea del “igualar”, ya que tengo la sensación de que, como en la naturaleza, la transformación y el crecimiento cuelgan de la DIVERSIDAD, a la que veo como un valor en sí desde cualquier óptica. Entiendo el riesgo, el esfuerzo y la ganancia como aspectos-clave con los que cada persona nos relacionamos de manera diferente. Y cuando eso no se tiene en cuenta con el cuidado de un orfebre, algo se puede romper en el tejido emocional de esa “empresa” de consultores.

  16. Nacho: me gustó el post. Las cosas buenas hay que decirlas muchas veces, de muchas formas y por mucha gente distinta. El proyecto ATRACTOR, que puse en marcha antes de venirme a vivir a España, tiene como filosofía algo similar. Si te interesa verla está en http://www.atractor.es/filosofia.htm 
    Atractor pretende ser una plataforma sin ánimo de lucro que simplifique la vida de consultores artesanos especialistas en Desarrollo de Organizaciones y Sistemas que quieran mantener su estilo artesano y quequieran trabajar en red. Saludos cordiales. 

  17. Hola Virginio. Yo había pensado más bien en la Cooperativa como forma jurídica más apropiada, pero sólo porque no conozco bien las SAL.

  18. Alberto, los comentarios que has dejado por aquí son dignos de otro/s posts. Dan mucho que pensar y que debatir. La frase de que “lo hizo porque no sabía que era imposible me ha encantado”.

    Agraciado soy por compartir inquietudes contigo ;-)

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Imagina una empresa de consultores en la que… =-.

  19. Eugenio, no conocía la web de atractor y es cierto que hay muchas similitudes entre lo que he escrito por aquí y la filosofía de allí. Dices que es una plataforma sin ánimo de lucro que simplifica la vida de consultores artesanos. Sin duda, suena genial.

    Nos seguimos leyendo…

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Imagina una empresa de consultores en la que… =-.

  20. Sí, si existe esa empresa.
    Ó al menos una muy parecida a la que describes en tu texto.
    Salvando algunas diferencias, nosotros hemos construido una organización basada en una red, que es rentable y que tiene una cultura que permite a las personas mantenerse conectadas con su hacer y con, en consencuencia, bienestar.
    Te invito a visitar: http://www.dbaccess.com/spanish y el blog.dbaccess.com
    Saludos,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Amalio A. Rey - Comentando en casa de @ignacionacho "Imagina una empresa de consultores..." http://tinyurl.com/ykoj6s5
  2. José Miguel Bolívar - RT @ignacionacho: Nueva entrada: "Imagina una empresa de consultores en la que..." http://bit.ly/at4k8v {#redca} {conGestión de Personas]
  3. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Ahora que estamos en Semana Santa, tengamos fe. Y para tener fe, imaginemos. Imaginemos juntos una …
  4. Carmina Pastor - Imagina una empresa de consultores en la que… se genera significado, todos son propietarios, existe pasión, etc.... http://bit.ly/at4k8v
  5. Maria Jesus Salido - !! RT @Amblletradepal RT @suenosdelarazon: RT @ignacionacho: "Imagina una empresa de consultores en la que..." http://bit.ly/at4k8v #redca
  6. Maria Jesus Salido - Comentando en casa de NAcho RT @ignacionacho: "Imagina una empresa de consultores en la que..." http://bit.ly/at4k8v #redca
  7. Juan Martínez - #IN RT @Odilas Comentando en casa de NAcho RT @ignacionacho: "Imagina una empresa de consultores en la que..." http://bit.ly/at4k8v #redca
  8. José Miguel Bolívar - Y yo RT @Odilas: Comentando en casa de NAcho RT @ignacionacho: "Imagina una empresa de consultores en la que..." http://bit.ly/at4k8v …
  9. Nacho Muñoz - Charlando con @Albarte, @jmbolivar, @Odilas y @arey en "Imagina una empresa de consultores que..." http://bit.ly/at4k8v #redca
  10. Virginio Gallardo - Comentando en casa de @ignacionacho con @Albarte, @jmbolivar, @Odilas @arey en "Imagina una empresa que..." http://bit.ly/at4k8v #redca
  11. Consultoría artesana en red » No por ser pequeño debes dejar de entender al grande - [...] interesante la conversación en el blog de Amalio y también los dos últimos artículos de Odilas: Imagina una [no] …
  12. Imagina una [no]empresa de consultores… | Personas Proyectos Pasiones - [...] SE pregunta Nacho si puede existir una empresa de consultores en la que… [...]
  13. Imagina una [no]empresa de consultores… | Personas Proyectos Pasiones - [...] Se pregunta Nacho si puede existir una empresa de consultores en la que… [...]

Deja un comentario