Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by | 12 comments

Dimensiones de la consultoría artesana: el virtuosismo

Dimensiones de la consultoría artesana: el virtuosismo

Si bien cuando se hizo pública y notoria la declaración de la consultoría artesana ya hice un acercamiento a modo de pinceladas de lo que, bajo mi humilde perspectiva, representa el nacimiento de esta red de consultores (#redca), hoy vuelvo a la tarea profundizando algo más sobre algunos de los atributos inherentes a este grupo. Estas profundizaciones espero que no me hundan del todo y lo que permita sea (re)conocer, desde una visión algo más conceptual, los entresijos de #redca y las características que la describen.

Insisto: así es cómo vivo yo #redca, cómo la siento, cómo la comparto, cómo la aprehendo, cómo la padezco… pero soy, no más, un {simple} nodo de esta red.

—————–

EL VIRTUOSISMO EN #REDCA

La virtud es un concepto que me trae de cabeza por todo lo que sugiere, pero asumo que no es un concepto atractivo (verdad @cumclavis?). Y sí, es posible que también sea difícil de explicar.

Entiendo la virtud como un cúmulo de cualidades que perfeccionan la inteligencia de la persona, que señalan conductas concretas y “buenas” {éticamente hablando}, que predisponen a querer conocer mejor la realidad y a ejecutar, en progresiva libertad, cada vez más acciones sobresalientes para poder alcanzar la plenitud como persona.

Asimismo, asumo la noción de virtuosismo que sobrepasa los límites de la persona e incide en la necesidad de acudir a la inteligencia colectiva, el “general intellect”, para poder alcanzar los mejores resultados. Sin gente alrededor no alcanzamos ese sobresaliente, y sin actitud de compartir nuestra inteligencia, asumiendo que la de los otros nos complementa y nos hace mejores, tampoco.

Pues bien, creo que el consultor artesano ha de ser una persona virtuosa, pero ser un virtuoso en el ámbito de la consultoría tiene sus complicaciones. Asumiendo estas dos concepciones del virtuosismo, ligadas al desarrollo intelectual y moral de la persona {por un lado} y a la necesidad de contruir el trabajo acompañado de la presencia de la inteligencia colectiva {por otro}, distingo los siguientes rasgos de la forma de hacer consultoría artesana desde una perspectiva virtuosa:

  • Supone trabajar con rigor y método
  1. Tener un profundo conocimiento de las herramientas disponibles es una exigencia. Ese conocimiento, adquirido vía formación previa {o como sea} debe desplegarse en el trabajo a realizar, de forma que previamente puedan conocerse los componentes, fases, contingencias, peculiaridades, etc. de las herramientas de actuación organizativa con la que tendremos oportunidad de actuar.
  2. No sólo se trata de conocer esas herramientas: el ejercicio de la consultoría artesana requiere de experiencias reales en la aplicación de dichas herramientas. Para obrar con rigor, aplicando una metodología coherente y real a las circunstancias de la organización, el profesional ha de tener la experiencia en la experimentación de las metodologías que emplea. Esa experiencia le faculta para actuar con solvencia en las nuevas experiencias con las que se encuentre. De ahí que pueda considerarse una etapa previa, llamémosla de aprendiz(aje), en la que el potencial consultor artesano pueda recoger vivencias que le permitan afrontar con el virtuosismo necesario su función.
  3. En todo caso, no hay que olvidar que esto de la consultoría tampoco trata de aplicar recetas estándar a disgnósticos comunes: cada diagnóstico está envuelto en una idiosincrasia organizativa que imprime un carácter personal a cada situación, por lo que la personalización de esas herramientas es otra variable asociada a esa rigurosidad que exige el trabajo artesano.
  4. Hay procesos organizativos que son tan personales que poco o nada valen los conocimientos y experiencias adquiridas con herramientas concretas. Esto ocurre sobre todo en los procesos de cambio: ahí se hace preciso codiseñar el futuro que se pretende (visión) con los responsables de la organización y moldear cada fase de una manera tan personalizada que ¡sólo! sería necesario tener un conocimiento exquisito de las relaciones de causa-efecto en dicha organización para poder planificar, moldear y ejecutar las fases del proyecto de consultoría.
  • Supone trabajar con franqueza
  1. Le decían a una colega que “existe el Hardware, existe el Software y tenemos el Vaporware”. El consultor artesano no trabaja en escenarios vaporosos, en los que los objetivos de los proyectos no están claros o tienen propósitos asociados a coyunturas que se alejan de necesidades concretas de mejora organizativa. La forma artesana de hacer consultoría se aleja de la posibilidad de ser un actor secundario {necesario} para urdir una trama de intereses personales o de impulsos caprichosos.
  2. Se trabaja en la experimentación y el error. Sí, la consultoría artesana dice de manera clara y diáfana que el error existe y que la corrección del rumbo planificado es una de las posibilidades que pueden aparecer a mitad de proyecto, si ese rumbo no lleva a resultados sobresalientes. En contraposición, tendríamos otro tipo de consultoría (¿industrial?) que esconde los errores  de forma o contenido que podrían ir apareciendo {normalmente no esperados, claro} y sigue hacia delante, empleando todo el maquillaje posible para asegurar la facturación. Con esto el artesano no pretende que se justifique previamente  la posible equivocación, no. Lo que se quiere decir es que si algo va mal, que lo asuman todas las partes y que se retome el proyecto teniendo en cuenta esas contingencias aparecidas. Tiene bastante sentido común, ¿no?
  3. Se cobra por lo que vale el servicio, no más. Ser consultor artesano no significa actuar gratis, por amor al arte(sanado). Sencillamente, la facturación se corresponde con la contraprestación de unas acciones que el consultor va a emprender en la organización. Ojo: no se cobra por unos resultados inmediatos a obtener, sino por un servicio de consultoría que va permitir alcanzar unos objetivos concretos que, per se, no necesariamente resuelven los problemas iniciales: es posible que tan sólo allanen el camino para su solución.
  • Supone compartir experiencias
  1. El artesano trabaja de manera independiente, pero no afronta su desempeño solitariamente. Acude a otros colegas profesionales para compartir ideas, estrategias o herramientas; se rodea de gente afín, con la que tiene confianza, con la comparte estos principios y, así, consigue elevar los resultados de un trabajo indivudual a los que puede tener un buen trabajo en equipo. Para este tipo de transacciones y pequeñas colaboraciones el dinero deja de ser un valor en sí mismo y el beneficio se cifra en metas como el valor social, el libre acceso, el aprendizaje compartido, la transparencia o la franqueza.
  2. El artesano solicita colaboraciones en aquello en lo que no está tan entrenado. No capitaliza la totalidad del proyecto porque es consciente de que ciertas fases se alinean mejor con algún otro profesional que domina mejor la materia en cuestión. Este tipo de transacciones o colaboraciones de mayor envergadura se traducen en contraprestación económica, evidentemente.
  3. Comparte el proyecto y la experiencia que está teniendo con su cliente, cuando se pueden dar las circunstancias, para alimentar la inteligencia de su colectivo más cercano. El objetivo es el del mero ánimo de otorgar el derecho a un libre acceso a la información de su sus proyectos con su red de colegas profesionales.

En conclusión, el consultor no tiene varitas mágicas, ni tampoco tiene en un baúl secreto y a resguardo un repertorio de “soluciones para cada necesidad organizativa” que sólo él conoce porque la ha desarrollado en sus laboratorios de excelencia empresarial, o algo por el estilo. Si conoces a algún consultor que no tenga una actitud de compartir sus métodos es que no trabaja bajo las formas de la consultoría artesana. Igualmente, si conoces a algún consultor que diga que tiene una solución exclusiva para resolver problemáticas organizativas, tampoco. Asimismo, tampoco es de fiar aquél consultor que difunda a los cuatro vientos su conocimiento si no es capaz de demostrar que ha trabajado con ese conocimiento lo que dice saber conocer.

votar en bitácoras

12 Comments

  1. Muy interesante Nacho,
    La consultoría artesana es ese viaje entre consultor y cliente, sobre todo de las personas implicadas, que luchan por conseguir unos objetivos comunes. Objetivos, que al principio parecen imposibles y que a base de esfuerzo y fruto del trabajo y colaboración real, se dibuja el camino de la solución.
    Uno de los problemas principales problemas de la consultoría, en general es la mala prensa que tiene, incluso según se encontraba en el informe de consultoría de la AEC, donde se expresaba que la esperanza de resultados del cliente a la hora de contratar consultoría eran nulos. Bien es cierto que la AEC accede a datos de grandes consultoras que ofrecen sus servicios a grandes empresas, como banca, eléctricas, etc. Estos servicios muchas veces son proyectos camuflando “body-shopping”.
    Uno de los argumentos expresados por los empresarios, que aparece también en el infomre, es que “para venderme el proyecto aparece aquí un super gurú, luego cierro el proyecto y… aparecen unos pipiolos a los que les tengo que enseñar como funciona mi negocio”.
    Todas estas prácticas hacen que la consultoría tenga mala prensa y lo que más me molesta a mí, es que aleja a las Pymes de contratar consultoría. Las Pymes necesitan ayuda de consultores, pero son reacios a contratar por la mala prensa. Por otro lado, tampoco te creas que es fácil para un empresaroi de una pyme, contactar con los “consultores artesanos” y contratarlos.
     

  2. Muy acertado tu enfoque de lo que significa la consultoría artesana.
    Modestamente, quizás añadiría “supone trabajar con y para las personas”. El lado humano de la consultoría para mí es fundamental y lo mas gratificante cuando consigues que las personas se sientan autorealizadas en su trabajo.

  3. Aunque pudiéramos bromear en su día respecto a ciertas “virtudes” a decir verdad me encanta el concepto tanto en su sentido etimológico más básico como en la línea en la que lo has desarrollado [aquí un sincero aplauso…] Por otro lado me rindo a la imagen que has escogido para ilustrar el post , forma parte de mi imaginario más íntimo y privado…
    Respecto al momento en el que planteas la necesidad de una etapa de aprendizaje [punto 2 de rigor y método] veo que, lógicamente, es absolutamente necesaria para llevar a cabo el oficio tal y cómo lo planteas. Pero, incluso añadiría que esta experiencia se requiere no sólo para la aplicación de métodos y herramientas sino que es necesaria para sencillamente decidir ser artesano. Y es que creo que la verdadera consultoría artesana es una elección que se toma con el conocimiento de lo que es realmente la consultoría.
    ¿Crees que sólo se trata de una etapa de aprendizaje? ¿O que realmente uno es un aprendiz hasta que alguien, algún día, te dice “maestro”?
    Buen trabajo con este post!! Gracias!

  4. Estás desarrollando el trabajo de #redca como nadie, Nacho y, lo que es más fascinante, estás recuperando conceptos maltratados tanto tanto tiempo, como el de virtud. Impresionante.
    No debería decirlo yo, que llevo un tiempo silencioso, pero si algo es característico de esta gente pretendidamente (siempre) artesana, es que no hay manera de dejar de pensar. Creo que Moltalbán decía que los buenos comedores hablan de comida mientras comen, creo que los buenos consultores piensan en la buena consultoría mientras ejercen…
    Un gusto.
     

  5. Hola N@cho:
    Como dice Miguel, citando a Montalbán, “creo que los buenos consultores piensan en la buena consultoría mientras ejercen…”, es un poco de la virtud según Aristóteles, que decía que las vistudes al final eran hábitos y se podían aprender.
    Lo bueno, es poder estar en el punto medio y tener el libre albredío para poder caminar hacia el extremo virtuoso. No tanto de ensayo y error, sino de tanto hacerlo bien cada vez.
    Un abrazo artesano,
    Alberto

  6. Gracias, Nacho, por acercar, un poco más, el concepto de la consultoría artesana y todo aquello que se asocia a la misma.
    Compartir se ha convertido en un concepto que define tanto a la web 2.0 como a #redca. Como hablaba hace poco con @jmbolivar, aún hay muchos dinosaurios que no lo entienden.
    Un saludo!

  7. En eso estamos, José Miguel, en intentar explicar algo más #redca. Me alegro que te haya gustado el desarrollo de estos conceptos.

    Hola Directivo Pyme. La verdad es que la fama adquirida, que bien reflejas en tu comentario, será difícil de restaurar. Iniciativas como #redca pretenden, entre otras cosas, dignificar esta profesión y acercarla a todos los que puedan interesarse por ella. Muchas gracias por tu comentario.

    Hola José María, trabajar con y para las personas ya está implícito en la propia declaración de la consultoría artesana y quizá por eso no lo he incluído aunque no deja de ser cierto que es absolutamente necesario para llevar a cabo la función de la consultoría desde una perspectiva virtuosa. Gracias por pasarte.

    cumClavis, tienes toda la razón, no basta disponer del conocimiento y tener experiencias. Se trata de decidir querer ser artesano, de querer ser un virtuoso, algo que va más allá del mero hecho de querer ser consultor. Parece de perogrullo, pero marca una diferencia cualitativa muy importante. Me lo apunto entre mis notas.

    Respecto a la preguntas ¿Crees que sólo se trata de una etapa de aprendizaje? ¿O que realmente uno es un aprendiz hasta que alguien, algún día, te dice “maestro”? te diría que, como tú apuntas, es artesano el que conoce la función del consultor y decide serlo, pero creo que son necesarios los 4 puntos de “Rigor y Método” para llegar a ser consultor y artesano. Un placer compartir contigo, ya lo sabes.

    mkl, los buenos consultores piensan en la buena consultoría mientras ejercen y, también, mientras comen. Y si no, a los cochinillos o a los boquerones me remito ;-)

    facilitymanager “de tanto hacerlo bien cada vez” y de querer persistir en mejorar lo que se hace, que no es poco ;-)

    Hola Jesús, esos dinosaurios quizá crean que #redca es una marca de detergentes… ;-) Me alegro que te sirvan y te gusten estos apuntes sobre artesanía.

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Dificultades para ser un director ideal de Recursos Humanos =-.

  8. Nacho:
    Estupendo y virtuoso abordaje de las esencias de #redca. De acuerdo con Miquel en que el ejercicio del practicante reflexivo conduce al crecimiento y que es cierto que nuestra red se caracteriza por pensar, pensar y pensar en lo que hace. Eso es de agradecer, y mucho!!!
    Que curioso, a mí la palabra “virtud” no me gusta mucho (me suena algo  moralista), sin embargo, sí que me agrada el término virtuosismo”, tal como tú lo empleas. Creo que pega perfecto para referirse a esa rueda de mejora continua en que se despliega el espíritu artesano.
    Conviene decir tambien, y tu lo dejas claro, que “virtuosismo” no es lo mismo que “perfeccionismo”. Esa comparación es interesante e invita a más reflexión. Podemos caer en la tentación de ser perfeccionistas, sospecho que los artesanos (incluso como oficio) tienen algo de eso, para bien y para mal, y por eso me gusta tanto hablar de “virtuosismo” como un camino, un proceso, de mejora que cuenta tambien con el error como oportunidad de aprendizaje. Bonita reflexión, compañero!!! Un abrazo…
     

    • Hola Amalio, la imagen que el término “virtud” tiene para mi ha mejorado desde que me lié a estudiar filosofía. He descubierto en ese término, y en todo lo que lo acompaña, numerosos conceptos dignos de ser tenidos en cuenta hoy día, incluso aquellos que aluden a un carácter más moral del mismo, dado que la moral y la ética son casi la misma cosa y la ética debe impregnar el sentido del trabajo de la consultoría.
      Por otro lado, es muy interesante esa diferenciación que haces entre virtuosismo y perfeccionismo. Éste último parece estar cargado de alguna dosis de ansiedad en la ejecución del trabajo que no se corresponde con lo que la consultoría artesana quiere transmitir: “nos divertimos con nuestro trabajo” y éste no nos genera ansiedad, sino que más bien nos proporciona felicidad por poder hacernos realizados como profesionales (y como personas) ejecutando “bien” nuestro trabajo.
      Un abrazo y gracias, siempre, por participar de forma tan inteligente en las conversaciones :-)

  9. Hola Nacho,
    Muy interesante tu post. Estoy en un proceso colectivo de “inventar” una cooperativa y aunque nos dedicamos a la intervención social, muchas de las cosas que planteas sobre la consultoría artesana podrían extrapolarse a nuestro campo ya que se habla de trabajo bien hecho y de maneras de acercarse a “clientes” y a otros nodos de la red con los que se quiere intercooperar.
    Y sobre filosofía, intentamos dar voz a cerebros propios y ajenos en un programa de radio círculo en el que proponemos pensar en compañía ;)
    http://www.unalineasobreelmar.net
    Un abrazo
    eva

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Si bien cuando se hizo pública y notoria la declaración de la consultoría artesana ya hice …
  2. Juan Martínez - RT @cumclavis: Magnífica la reflexión sobre virtud y virtuosismo de @ignacionacho en http://bit.ly/aQIhem #redca
  3. mmorresig - RT @cumclavis: Magnífica la reflexión sobre virtud y virtuosismo de @ignacionacho en http://bit.ly/aQIhem #redca
  4. Miquel Rodríguez - Comentando en casa @ignacionacho, en Dimensiones de la consultoría artesana: el virtuosismo - http://bit.ly/aQIhem
  5. Maria Jesus Salido - Genial Nacho! RT @cumclavis Magnífica la reflexión sobre virtud y virtuosismo de @ignacionacho en http://bit.ly/aQIhem #redca
  6. José Miguel Bolívar - RT @Odilas: Genial Nacho! RT @cumclavis Magnífica la reflexión sobre virtud y virtuosismo de @ignacionacho en http://bit.ly/aQIhem #redca
  7. corbaxseo - …cont) http://bit.ly/aQIhem #redca
  8. ideas4all - RT @jmbolivar: RT @Odilas: Genial Nacho! RT @cumclavis Magnífica la reflexión sobre virtud y virtuosismo @ignacionacho http://bit.ly/aQIhem
  9. improsofia - RT @Odilas: Genial Nacho! RT @cumclavis Magnífica la reflexión sobre virtud y virtuosismo de @ignacionacho en http://bit.ly/aQIhem #redca
  10. virginiog - Dimensiones de la consultoría artesana: el virtuosismo http://bit.ly/9jHmj0 {#redca} {conGestión de Personas} RT @ignacionacho
  11. enriquetagv - RT @ignacionacho Dimensiones de la consultoría artesana: el virtuosismo http://bit.ly/9jHmj0 {#redca} {conGestión de Personas}
  12. Dimensiones de la consultoría artesana: el virtuosismo | conGestión de Personas « Blog de Jorge Hernán Martínez - [...] Dimensiones de la consultoría artesana: el virtuosismo | conGestión de Personas. Share this:TwitterFacebookLinkedInCorreo electrónicoImprimirMe gusta:Me gustaSe el primero en …

Deja un comentario