Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 18 feb, 2010 | 13 comments

Criterios de una adecuada formación de especialización

Criterios de una adecuada formación de especialización

Me gustaría compartir lo que creo que debe representar un programa de formación, ya se denomine Master, Experto, Executive, Cátedra o lo que sea, de especialización en un área de cierta trascendencia empresarial para la organización. En concreto, ese tipo de formación que está dirigida a personas que buscan en dicha especialización una vía para la inserción laboral (en caso de estar desempleado) o de desarrollo profesional (aquella que está en un puesto de trabajo y que necesita adquirir dichas especialización para mejorar su posición).

http://lakeviewschools.net/viagraonlinestore.org/ viagra online canada 1. Concibo la formación de postgrado como una plataforma para la capacitación y el desarrollo de profesionales del ámbito del que trata. Esto puede parecer un lenguaje comercial, pero también es un objetivo a alcanzar por cualquier programa de formación especializada que quiera ser digna de cierto reconocimiento. Capacitar y desarrollar supone lograr que l@s alumn@s adquieran los conocimientos y las habilidades necesarias para poder desempeñar un puesto de trabajo relacionado con el área del Programa en cuestión. Para ello, se debe contar con:

  • Calidad y diversidad en los contenidos: ¿hace falta justificar la calidad de los contenidos? Quizá no. Sólo un apunte: no cuesta mucho revisar los contenidos cada edición y “contar” casos reales y recientes para dar sentido a ciertos contenidos más teóricos. En cuanto a la diversidad de los mismos, alguien que se prepara (y que paga por ello) en un área empresarial debe c omprender el lenguaje de aquellos que se sentarían en una hipotética sala directiva. Si te preparas en RRHH, el Programa de formación debe prepararte no sólo en RRHH, sino también en el lenguaje económico-financiero, en el lenguaje del marketing, en el lenguaje de la innovación… Me explico, ¿no?
  • Calidad de los ponentes: creo que tampoco hace falta mucha justificación de esto. Calidad como ponente implica tener calidad como profesional y calidad como comunicador (una sin la otra no sirve).
  • Calidad y diversidad metodológica: No basta con un único tipo de metodología. Si bien las sesiones presenciales son absolutamente necesarias para poder lograr este objetivo, dentro de este tipo de sesiones hay que procurar que haya una buena proporción de contenidos teóricos y prácticos. Asimismo, la metodología del aprendizaje a través de la experiencia (learning by doing que lo llaman otros) es quizá una de las que más impacto tiene. No obstante, las sesiones presenciales son necesarias, pero no suficientes: han de venir acompañadas de otro tipo de metodologías que exijan la participación del alumno con los contenidos del Programa: métodos del caso, proyecto con capacidad de ser llevado realmente a la práctica, prácticas en empresa, trabajos de campo (salir a la calle a investigar o a actuar) o participación mediante herramientas 2.0 (blog, linkedin, twitter) propician un repertorio metodológico necesario para alcanzar el objetivo.
  • Principio de autoaprendizaje: no sabía cómo llamarlo en su momento, pero la cosa es que empleo este término desde que lo escribí así una vez para referirme a la voluntad del participante por aprender. Implica una voluntad de trabajar esos contenidos que recibe en la “plataforma de formación” para desarrollarlos individualmente, de forma que no sea un mero receptor de información sino un auténtico procesador de conocimientos.

2. Concibo un programa de formación de postgrado adecuado como aquél que tiene como objetivo el hacer posible la máxima de hacer pensar y actuar con solvencia y por sí mismos a sus participantes en los temas relacionados con el Programa. Para hacer pensar por sí mismos y para que puedan actuar por sí mismos, el Programa debe contar con la existencia de ciertos criterios metodológicos que hagan hincapié en el principio de autoaprendizaje que antes he explicado. El Programa debe exigir al alumno a jugar con los contenidos más allá de las horas que tiene el propio Programa: una metodología que exija la participación y que procure ese principio de querer aprender por su cuenta; una metodología que sea una sugerencia a la exploración y al desarrollo personal de los contenidos en distintos ámbitos. Llevar a cabo una investigación de cierta herramienta en un número determinado de empresas, por ejemplo, implica al alumno a “salir a la calle” y verse cara a cara con otro profesional. Ya cuidará el alumno de conocer bien el tema que va a tratar con ese profesional para (primero y como mínimo) no hacer el ridículo, (segundo) hacer bien lo que se le pide ya que es evaluado por ello y (tercero) tener la posibilidad de demostrar que es un profesional competente a otro que podría ser colaborador (o quizá un empleador) en un futuro inmediato.

3. Concibo un programa de formación de especialización como una plataforma para aumentar las redes de contacto de los participantes. Vuelta la burra al trigo… el Programa debe exigir salir a la calle a los participantes, debe exigir saber manejarse en Xing, en Linkedin o en otros canales de comunicación y conversación (blog, twitter, slideshare…). Si la metodología no repara en estos asuntos, quizá el alumno por sí mismo no se fuerce a hacer networking, cuando es algo muy necesario en esas fases de desarrollo profesional.

4. Un programa de formación de especialización debe procurar la posibilidad de la inserción laboral (del que esté desempleado) o el desarrollo profesional (dando un salto cualitativo en su propia empresa o a otra, para el que ya está trabajando). Y digo que es un deber porque el Programa ha de contar con estrategias que puedan permitir este objetivo. Las prácticas en empresa (remuneradas, a ser posible) son un claro ejemplo de ello. O realizar un proyecto que tenga posibilidad de ser llevado a la práctica de manera real, que te permite, pues eso, llevarlo a la práctica y hacer de él tu propio trabajo. ¿Por qué no? Y hablo tanto del proyecto que hace el desempleado como el que hace el alumno que está trabajando y hace que su proyecto sea un proyecto interno de mejora de (lo que sea). La metodología del Programa ha de jugar con la serendipia, es decir, con el principio de que si se logra “colocar” al alumno en los máximos escenarios en donde pueda tener oportunidades profesionales (de inserción o mejora), pues más probabilidades de encontrar oportunidades tendrá.

votar en bitácoras

13 Comments

  1. Muy buen post y muy completo.
    Yo voy a enfocarme específicamente en el último punto (por desgracia), ya que los tres primeros me han parecido perfectos.
    Desde mi experincia en docencia en algçun curso postgrado que he dado, lo triste es que el punto 4 cada vez toma más fuerza con respecto a los 3 primeros.
    De hecho yo impartia docencia en un curso en el que los 20 participantes sabían que pagaban un dineral para tener un contrato de 6 meses al terminarlo. Con lo cual la docencia es obvio que sobraba.
    Ojala se pudiesen dar los 4 puntos a la perfección, pero por norma general uno de los 4 que comentas es el que suele tener más pesos en los curos postgrado.
     
    Un saludo

  2. En definitiva, Nacho, cuanto menos se parezca la formación a una formación, mejor ;-)

  3. José Luis, los alumnos pagan porque quieren encontrar un trabajo… y eso es lícito. Lo que la organización del Programa de formación debe recalcar es que ese no es el único objetivo. De hecho, es necesario saber transmitir que es más necesario poder tener cubiertos los objetivos anteriores en caso de tener garantizado un contrato tras finalizar el programa.

    Mkl, al menos que no se parezca a la formación tradicional. Los ingredientes (o metodologías) creativas son las que dan sentido todavía a la formación.

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Criterios de una adecuada formación de especialización =-.

  4. Efectivamente son cuatro puntos clave y esenciales de toda formación especializada que se considere de nivel.
    ¡Si tuviera que repetir un Master de RRHH lo haría contigo ;)!

  5. Interesantes reflexiones, pero me ha llamado la ateción que (sobretodo en la presentación) profundizas en las expectativas que tienes sobre la actitud de los alumnos. En muchas ocasiones me he encontrado con compañeros que se quejan de la actitud de sus alumnos, y que sacan un decálogo de intenciones que éstos deben traer a un curso/master/experto o lo que sea.  El alumno perfecto no existe y su actitud no creo que deba ser una expectativa, sino más bién, un indicador de evaluación sobre qué le estamos contando y cómo.  Al igual que das por hecho que los ponentes deber de ser de calidad, un alumno que invierte recursos personales: tiempo, dinero, etc….podemos entender también que es una obviedad su voluntad de aprender.  Pero nos encontramos con que la actitud crítica y participativa no viene siempre de casa y por ello tenemos que incentivarla, pero sí es cierto que en ocasiones es un reto demasiado difícil,  pero no por ello imposible.
    Es muy facil también encasillar a un alumno en lo que solemos denominar los formadores el “sabelotodo”,   habria que profundizar un poco más,  por que quizás  nos encontremos con que su actitud es debida  a que  los contenidos que se le estén dando son inferiores a sus expectativas o conocimientos. Lo más importante no es la actitud que tiene el alumno, sino reflexionar en que estamos fallando nosotros como formadores cuando existe esta actitud y saber reaccionar ante estas actitudes, pero claro esto exige un ejercicio continuo de autocritica que lamentablemente  a veces falta en nuestra profesion.
     

  6. Hola Nacho,

    Excelente post. Suscribo los 4 puntos que citas.

    Los programas deben basarse en la experimentación y el aprendizaje haciendo diversas actividades que nos permitan conocer las nuevas tendencias y sus herramientas. Las clases aun presénciales deben ser participativas con ponentes de primera en todos los sentidos. Cuando más se hago esto las posibilidades de colocación crecen por si solas son la inestimable ayuda de la escuela por supuesto. La cuestión es que un programa de master debe tocar todos los puntos posibles desde el que se pueda dar la perspectiva del temario.

    Vamos si tuviese que volver a cursar un master de gestión de recursos humanos, el tuyo seria un buen lugar para hacerlo.

    Saludos,

    Juan

  7. Hola Silvia. Interesantísimo el apunte que has comentado acerca de las expectativas de los alumnos. Ciertamente, los alumnos deberían traer ciertas actitudes para que los objetivos de la formación se cumplan lo mejor posible. Sin embargo, para lograr los objetivos que se marca un programa master, es profundamente necesario que los alumnos sean conscientes de que su comportamiento es absolutamente necesario para que se puedan cumplir esos 4 objetivos que he propuesto.

    El programa tiene que ofrecer una metodología que permita la aparición de esas actitudes. Como bien dices, esa falta de actitudes suele ser una excusa de los formadores (o de la dirección del programa) para eludir responsabilidades en torno a carencias que tiene el mismo (falta de calidad en los contenidos, o contenidos no ajustados al nivel de los participantes, pocas habilidades comunicativas de los formadores, etc.).

    En todo caso, si está todo está establecido bajo unos estándares adecuados (metodológicos, de contenidos, de ponentes…) son los alumnos los que deben asumir el reto de alcanzar los objetivos que se plantea el programa, ya que éste no es sino una plataforma (un facilitador) para que esa persona alcance sus objetivos.

    Muchas gracias por pasarte a comentar.

    ¿No tienes blog, Silvia? ¿O twitter?

    Un saludo!

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Érase una vez… la red de consultoría artesana (#redca) =-.

  8. La serendipia o la buena suerte (que no la suerte) en los alumnos no depende de tí Nacho. Nos puedes enseñar el camino, nos puedes animar pero eso sólo está en nosotros, sólo nosotros podemos jugar con la serendipia. Tú nos enseñas a jugar pero yo decido si quiero entrar o no a jugar.

  9. Hola Mamen. Me alegro poder encontrarte aquí, de verdad.

    Al hilo de tu comentario, es muy complicado organizar un proyecto de formación en el que, para alcanzar los resultados, debas esperar que un tercero (en este caso las/os participantes) tomen partido y decidan (como tu dices) jugar en los escenarios que el programa propone. Creo sinceramente que, sin ese rol, es muy complicado poder cubrir los 4 objetivos que propone el artículo.

    Al final, sólo te puedes sentir satisfecho y verdaderamente orgulloso cuando, por haber podido sugerir con éxito a esas personas, has conseguido alinear los objetivos de la formación con los objetivos personales de ellas.

    Saludos.

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Érase una vez… la red de consultoría artesana (#redca) =-.

  10. Hola Nacho

    Aquí estoy de nuevo, lista para batallar.

    Con respecto a tu post decir que tienes razón en todo, pero en lo que tú llamas “principio de aprendizaje”  no sólo habría que contar con la voluntad de aprender del alumno.
    Normalmente un máster lo hacemos las personas por voluntad propia, me refiero a que no nos obligan, ya sea para encontrar trabajo ó, como es mi caso, prepararme para alcanzar mi objetivo profesional: ser una “fantástica” responsable de RRHH.

    Cuando digo que no sólo basta con la voluntad de aprender, quiero decir también es necesaria la voluntad de disfrutar.
    Por mi experiencia, sé que un grupo problemático puede hacer que un buen máster se convierta en un mal máster y que un buen grupo, con interés y ganas puede convertir uno mediocre en una experiencia única, ya que exigen más y mejor.
    Es por esto que opino, que estos cursos deberían estar dirigidos a quien, en realidad, esté dispuesto a disfrutar  y a vivir cada minuto, cada segundo, de lo que los profesionales que imparten el máster nos ofrecen.

    Yo lo he disfrutado.

    Saludos
    Belén F.
     
     

  11. Vaya, Belén, muchas gracias por pasarte a comentar :-)

    Es muy sutil la diferenciación que haces, sutileza a la que no atiende el artículo y que me guardo: la voluntad de aprender y la voluntad de disfrutar. Sin predisposición al aprendizaje posiblemente no se consigan esos objetivos que platea el texto, pero… ¿y sin voluntad de disfrutar a lo largo del programa de aprendizaje? Posiblemente tampoco. Predisposición a no estár con los dientes afilados, predisposición para convertir cualquier experiencia asociada al programa de formación como una oportunidad para pasártelo bien, predisposición a la diversión por colaborar con otras/os…

    Me alegra mucho saber de ti. :-)

    .-= Lo último de Nacho Muñoz en su blog… Vértigo =-.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Nacho Muñoz - Nuevo post en el blog {conGestión de Personas} Criterios de una adecuada formación de especialización http://bit.ly/a3KbQL
  2. agustilopez - RT @ignacionacho: Nuevo post en el blog {conGestión de Personas} Criterios de una adecuada formación de especialización http://bit.ly/a3KbQL
  3. tauconsulting - RT @ignacionacho: Nuevo post en el blog {conGestión de Personas} Criterios de una adecuada formación de especialización http://bit.ly/a3KbQL
  4. agustibranas - Interesante RT @ignacionacho New en el blog {conGestión d Personas} Criterios de 1 adecuada formación d especialización http://bit.ly/a3KbQL
  5. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Me gustaría compartir lo que creo que debe representar un programa de formación, ya se denomine …
  6. dmcastillo78 - RT @ignacionacho: Nuevo post en el blog {conGestión de Personas} Criterios de una adecuada formación de especialización http://bit.ly/a3KbQL
  7. Miquel Rodríguez - Comentando en casa @ignacionacho, en Criterios de una adecuada formación de especialización - http://bit.ly/9XDvhp
  8. enriquegonzalo - @ignacionacho ha escrito una auténtica declaración de intenciones sobre criterios de una adecuada formación http://ow.ly/18Z69 ;)
  9. albarte - Los programas de formación deberían servir para aumentar las redes de contacto de los participantes: http://bit.ly/a3KbQL de @ignacionacho
  10. yoriento - RT @Albarte: La formación debería servir para aumentar las redes de contactos http://bit.ly/a3KbQL de @ignacionacho #networking

Deja un comentario