Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 22 nov, 2009 | 8 comments

Perlas (XXXIII): el anhelo del individuo

Perlas (XXXIII): el anhelo del individuo

El individuo es un ser que tiene una vida independiente, que precede lógicamente a cualquier tipo de grupo o asociación humana y cuya existencia nada debe a ellas. Es también un sujeto racional, capaz de dirigir por sí mismo su propia conducta así como de determinar cuáles son sus preferencias, necesidades y fines. Es un ser interesado e inquieto, íntimamente motivado en su comportamiento privado y en sus relaciones sociales por la voluntad de satisfacer sus deseos e intereses mediante un cálculo racional de beneficios o utilidades

Aprovecho para dar a conocer un nuevo blog que acabo de estrenar. Se llama conFilosofía y pretendo con él compartir lo que voy estudiando (y no sé si aprendiendo) en el nuevo reto a largo plazo en el que me he embarcado: un doctorado en filosofía. Ésta es una de las perlas que me he encontrado repasando la asignatura de Filosofía Política: la concepción del individuo que se tenía en el liberalismo clásico, que tuvo su mayor auge en los siglos XVII y XVIII.

¿Tiene aún vigencia?

——-
Concepción del individuo extraída del libro “Ciudad y ciudadanía: senderos contemporáneos de la filosofía política“, edición de Fernando Quesada, editorial Trotta.
La imagen la encontré aquí

8 Comments

  1. Muy interesante tu iniciativa, Nacho, la de adentrarte en las entrañas (históricas, de momento) de la filosofía. Es todo un mundo de sugerencias, ya iremos comentando…

  2. Y sigo, perdona, Nacho.
    El párrafo que utilizas para definir al “individuo” –no sé de quién es- se sustenta en la base del “individuo” capturado por el sistema (capitalista). Ninguno de nosotros somos independientes de nuestros orígenes; más bien, es necesario reconocer un procomún primigenio, algo que nos conforma más allá de las derivas que, aparentemente libres, tenemos. Y esto no es un “fin determinista”, sino algo similar al “eterno retorno” de Nietzsche.
    El absurdo del individuo “independiente” de su contextualización social y cultural, calculando metódicamente beneficios y utilidades (imposibles), ha sido puesto de manifiesto por muchos autores como una reducción interesada de la persona al “homo economicus”, y, en consecuencia, a partícipe activo en la construcción del sistema que le aliena en ese papel.
    Esperemos el individuo deseante, cooperativo, activo, creador de lo que no existe, en combate permanente… Espero que ese sea el “dividuo” del siglo XXI, por la cuenta que nos tiene…
    Gracias por tus aportaciones, Nacho.

  3. Hola Alfonso. Que finalmente haya decidido adentrarme en el mundo de la filosofía se debe a la lectura de excelentes autores, como tú.

    El párrafo utilizado es un extracto-resumen del capítulo dedicado a la tradición liberal en el libro "Ciudad y ciudadanía: senderos contemporáneos de la filosofía política". Pensaba que lo tenía puesto en el post pero no era así. Ahora mismo lo incluyo…

    Soy un aprendiz, así que tras tu comentario sólo me exijo alguna que otra reflexión y buenas dosis de aprendizaje del conocimiento que voy acumulando. Mi duda (ingenua) es si existen realmente escapatorias al sistema imperante, de forma que el "individuo" capturado por este sistema pueda emanciparse en ese "dividuo" que mencionas.

    Muchas gracias por pasarte por aquí. Aprecio enormemente tu conversación.

  4. Solo quería trasladar mi envidia ante personas como tú que nunca dejan de estudiar, de aprender y sobre todo de aportar a los demás. Ahora mismo, y teniendo en cuenta el horario junto con el cansancio solo viene a mi mente el tan usado "no cambies" o "sigue adelante". Prometo refinar más mis próximos comentarios de apoyo.

    En referencia al párrafo que resaltas, tan solo apuntar que normalmente el individuo, que durante mucho tiempo ha sido caracterizado por la racionalidad, actualmente se diferencia sorprendentemente por su contrario. Este cambio de paradigma me atrevería a justificarlo por la realtividad de la comparación, antes se comparaba con los animales, ahora con la tecnología. La riqueza que antaño se cifraba en la racionalidad y la lógica, ahora se cifra en su opuesto: lo que nos diferencia de las máquinas. De todo esto, concluyo con que quizás el calificativo racional aplicado al individuo en estos tiempos, quizás podría ser eliminado o sustituido, ya que no expresa su riqueza frente a lo que hoy se quiere comprarar.

    Un abrazo muy fuerte!!

  5. Nacho, el arma más potente que ha desplegado el sistema desde finales de los ochenta es “hacernos ver” que nuestro destino de consumidores-trabajadores es inexorable, que no tiene escapatoria (se parece mucho al “Mundo feliz” de Huxley). Y es una lógica que se retroalimenta. Pero como ya argumenté en mi último libro, la contradicción entre la necesidad imperiosa de capturar el trabajo cognitivo y las estructuras de valorización de éste en el sistema, no tiene solución dialéctica (no tiene “síntesis”).
    Sin que haya alternativas definidas, creo que debemos ir transitando por la constitución del “espacio público” (nos han “individualizado” a todos, destruyendo lo “público”, lo político en el sentido de “polis”) y por movimientos de reapropiación de “lo común” (los afectos, el planeta, la cultura, los saberes, la educación, y…, y…, y…). Campo hay, pero tenemos que ponernos en marcha.
    Mi compañera Maite Darceles ha tenido la enorme amabilidad de compilar escritos míos dispersos en este espacio http://maitedarceles.wikispaces.com/Escritos+de+Alfonso+V%C3%A1zquez
    Por si alguno te puede interesar en este tema.
    Tú sigue así, Nacho, que ya verás que merece la pena… ¡y la alegría!
    Un abrazo

  6. Hola Manolo. Muchas gracias por tus palabras :-).

    Creo que buena parte de la felicidad se consigue cuando uno hace lo que le gusta, lo que está ligado con la pasión. Y esto me gusta. Cosecho para mi mismo, sin pretensiones, así que mientras tenga ganas, seguiré dando la brasa por aquí.

  7. Sin duda que me acercaré a esos textos, Alfonso, y sin duda que seguiré con alegría por estas derivas.
    Muchas gracias por tus ánimos y por tu interesante conversación.

  8. Hola, yo no soy un filosofo experimentado, pero me gustaria serlo, y respecto a tu definicion de individuo (que no entendi muchas definiciones, pero para eso esta el diccionoario), yo opino que el individuo es indeciso, quiere ser unico pero ser igual a los demas para ser aceptado, muchos no logran el balanze entre individualidad y aceptacion social, ahora muchos por ser como alguien no son nadie, solo uno mas del monton.
    tambien creo que nosotros (los seres humanos) sobrevaloramos la palabra “humano”, ya muchos olvidaron que somos animales, y aunque no lo parescamos o lo queramos, toda accion que ejecutamos se debe a nuestros instintos; uno aunque quiera estar solo, hara lo posible por no estarlo por que asi lo dicta su instinto, somos animales sociales. Cuando pasa algo brutal dicen que es un acto “animal” pero yo nunca he visto que un animal masacre, odie, aisle y destruya como el ser humano, pienso yo que al retomar nuestra parte animal, seremos mejores seres humanos
    (que porcierto, creo que todo lo que escribi esta muy salido del tema del que escribes)

Deja un comentario