Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 21 ago, 2009 | 34 comments

Sobre el mito del progreso determinado y la finalidad predefinida

Sobre el mito del progreso determinado y la finalidad predefinida

- ¿Me podrías indicar, por favor, hacia dónde tengo que ir desde aquí? -pregunta Alicia, tras ver tantas señales y direcciones y no saber adónde ir a encontrar a Conejo Blanco.
– Eso depende de adónde quieras llegar -contestó el Gato.
– A mí no me importa demasiado adónde… -empezó a explicar Alicia.
– En ese caso, da igual hacia dónde vayas -interrumpió el Gato.
– … siempre que llegue a alguna parte -terminó Alicia a modo de explicación.
– ¡Oh! Siempre llegarás a alguna parte, si caminas lo bastante -dijo el Gato.
(…)
-Si vas buscando al Conejo Blanco, pregúntale al Sombrerero Loco -le sugería el Gato.
-No, no, no… al Sombrerero Loco no. No quiero tratos con ningún loco -decía con miedo Alicia.
-¡Oh, eso no lo puedes evitar… aquí casi todos están locos! Te habrás dado cuenta que yo no las tengo todas conmigo -concluía el Gato mientras desaparece.
– Más vale ser amable con esta gente, porque todos parecen estar locos -concluía Alicia

Alicia en el Pais de las Maravillas

Entendemos el progreso como un ente que toma cuerpo y realiza movimientos predestinados a alcanzar una meta fijada, caminando linealmente entre un punto A (origen) y otro B (destino bienintencionado). Sin embargo, cuando difícilmente podemos fijar un punto B de destino, una finalidad bienintencionada, sólo nos queda disfrutar por el camino, siendo consciente de que no estás de cháchara y que, aún a riesgo de estar equivocado, estás construyendo el progreso con lo que crees que debes hacer, en un lugar (tu lugar) y con una gente que puede ser maravillosa si tú lo consideras así.

Y cuidado con los que tengan muy claro lo que tienen que hacer y adónde ir, porque posiblemente no las tengan todas consigo.

Perdón por el consejo.

34 Comments

  1. Construir el progreso… Yo me conformaría con que cumplir los objetivos de la semana que viene, si es que no cambian.

    Lo que parece más claro cada día es que el futuro ya no es lo que era. Nos movemos entre los instantes de Twitter y los planes estratégicos… Y sin duda son mucho más ciertos los tuiteos :-)

  2. Pues eso, que mejor no plantearse objetivos (puntos B) y jugar más con el hoy, sabiendo que vayamos adónde vayamos, a algún lugar llegaremos. ;-)

  3. La meta pues, es el camino que se hace al andar!!!
    un abrazo

  4. Meta y camino son sinónimos, entonces. ¡Cambiemos el diccionario!

  5. Gracias por la metáfora.

    Me ha recordado un viejo chiste de consultoría en que un viajero en un camino de Irlanda le pregunta a un paisano: ¿Qué camino debo seguir para llegar a Dublín? y, después de pensarlo un poco, este le contesta: "Para ir a Dublín, yo no saldría desde aquí…"

    Saludos,

    Luis

  6. que buena reflexión¡¡ te hace replantearte muchas cosas

  7. Luis, ese chiste consultoril me ha encantado. Gracias por comentarlo :-)

    Lolus, cuidado con lo que te replanteas que si te lo propones igual puede ocurrir. :-)

  8. Si, si lo sé, pero tienes q tener los objetivos muy claros, sino te rayas. Me gusta mucho tu blog, lo descubrí por casualidad hace poco. Tb te sigo por twitter.
    PD: la película de Alicia siempre ha sido de mis favoritas de Disney.

  9. Pues no te reconozco por twitter… En todo caso, me alegra que pases por aquí y comentes. :-)

  10. Es que tengo otro nombre de usuario, soy linchita.

    Saluditos

  11. Siento ir en contra de la mayoría de los comentarios. Para mí la planificación es necesaria y casi imprescindible, será porque vivo de eso o quizás por mi formación. En un mundo extremadamente competitivo, ni siquiera es suficiente tener claro cual es el punto B, ya te exigen incluso conocer todas las alternativas y riesgos del camino hacia él. Es por ello que solo entiendo dos opciones, o eres un privilegiado y por tanto capaz de realizar esa tarea sobre la marcha, o por el contrario eres un trabajador nato y tienes los deberes bien hechos.

    En este punto, un "business coach" me preguntó un día: "dónde te ves en 5 años y haciendo qué?". No me quedé tranquilo hasta que no pude darle una respuesta unos meses más tarde.

    Estas son mis razones, supongo que cada uno tendrá las suyas para argumentar sus ideas.

    Un abrazo!!

  12. "No hay buen viento para quien no sabe a dónde va" (Séneca)… "Quien tiene un por qué para vivir siempre acaba encontrando los cómos" (Nietzsche)… Los griegos decían: "la causa final es lo último en la consecución y lo primero en la intención"… Para mí es esencial el objetivo, muy nítido, y si lo sabes, darás más o menos vueltas (cuestión de perseverancia y paciencia) pero acabas llegando… salu2

  13. Estoy muy de acuerdo, pero a veces tener el objetivo tan claro no es tan fácil, es más , creo que es lo más dificil de todo. La imaginación te puede jugar malas pasadas, por eso nunca viene de más ir probando, vas más lento pero más seguro.

  14. @lolus. has dado en el clavo, es lo más difícil y lo más importante… saber eso… para mí es todo… luego, trabajo y paciencia… La clave es descubrir tu vocación, tu pasión… algunos lo saben desde jóvenes, otros la alumbra con el tiempo, otros mueren sin descubrirla…

  15. Bien, Manuel, ¿y dónde estabas 5 años después de aquella pregunta? ¿Han pasado ya?
    Tener un horizonte, una visión de tu futuro que te ilusione y te motive no significa que vaya a hacerse realidad como si vivieras una vida predestinada, sino que lógicamente el horizonte irá evolucionando con el transcurso de los acontecimientos, con lo que vaya pasando, con las oportunidades que se presenten o se tuerzan, etc.
    Por otro lado, una cosa es que queramos saber lo que va a pasar y "nos exijan que lo sepamos" y otra muy distinta es que realmente podamos llegar a saberlo. Aquí, en el reino de los mortales, no solemos ser capaces de adivinarlo, y tenemos que construir el futuro, haciendo camino al andar, como decía Machado.
    Por cierto, Nacho, Alfonso Vázquez utiliza este fragmento de Alicia en el País de las Maravillas en su libro "Estrategias de la Imaginación", en un epígrafe titulado "De finalidad y progreso" que tenéis aquí:
    http://consejo-transf-empres.innobasque.wikispaces.net/P%C3%A1gina+de+documentos#toc3, por si lo queréis consultar.
    Un saludo, Nacho, y demás,
    Maite

  16. Yo pienso que el "progreso" se ha ido constuyendo como proceso mental de muchas personas, que han querido marcarse un objetivo, un reto, y han ido a por él. El camino hacia el objetivo ha estado marcado por el aprendizaje, con aciertos o errores, pero seguro que más cercanos que alejados del reto u objetivo marcado. Creo y practico en el reto personal, porque progreso, y porque no estaría donde ahora estoy.

    Creo que el progresar requiere de valentía, y de no decaer en el camino. Quizá nos quedemos en el proceso de conseguirlo, pero seguro que algo habremos aprendido y nos habremos llevado en nuestra "mochila personal". Sin visión, sin retos no hay progreso, sin progreso, sin avances, sin innovación , quizá nunca nos hubiéramos conocido en el twitter…

    Creo que el progres requiere una actitud de "querer", y un "intención para…"

    lo dejo ya..:) me empiezo a enrrollar demasiado.

  17. Manolo, Lolus, Francisco, Maite, Lorena. Gracias por pasaros a comentar. Son muy enriquecedores vuestras aportaciones y esta conversación le dan sentido al blog y a este artículo.

    Pongo un ejemplo -quizá malo, pero ejemplo- para responder.

    Imaginad que no conocéis nada de una región (pongamos Asturias) y queréis disfrutarla al máximo. Éste es el objetivo: conocer Asturias, sacarle el mayor rendimiento a la visita, disfrutándola tanto como se pueda. Llego al aeropuerto y comienza mi viaje para alcanzar mi objetivo.

    Está claro que el espacio en el que quieres desenvolverte en el futuro debes conocerlo (hay que situarse en territorio asturiano) pero creo que es imposible concretarlo y determinar el objetivo con indicadores de éxito con tanto tiempo de antelación, pues el futuro no es predecible. Lo que sí podemos prever es dónde queremos estar.

    Durante el viaje deberemos, evidentemente, programarnos (ir a la deriva absoluta sería otra opción, pero en un mundo tan competitivo, como dice Manolo, esa opción no es viable). Mi idea es que esa programación sólo puede ser a muy corto plazo, marcando objetivos temporales cortos, entendiendo la realidad en la que te mueves en el presente, con sus limitaciones y posibilidades, porque la del futuro seguirá siendo incierta ("yo me conformaría los objetivos de la semana que viene, si es que no cambian", decía Alfonso más arriba).

    No nos podemos obligar a conocer exactamente dónde está el punto B, pero sí que comparto que, al menos, debemos conocer en qué "territorio" se encuentra, para poder explorar las posiblidades que tienen nuestros objetivos y poder disfrutar, o sacar el máximo rendimiento, de cada uno de los puntos intermedios con los que nos encontremos.

  18. Por cierto, Maite, tanto la referencia de Alicia en el País de las Maravillas, como la entrada anterior ("somos como gatos") son reflexiones extraídas de la detenida lectura que estoy haciendo del libro de Alfonso Vázquez. De hecho estas dos entradas, y posiblemente alguna otra posterior, están preparando el terreno para un post monográfico sobre ese libro (que por cierto, lo descubrí tras leer tus "Guías para la transformación") :-)

  19. Lo suponía, Nacho, pero como no citabas… ;-) Me parece genial que estés preparando un monográfico de "Estrategias de la imaginación", es un gran libro, que abre perspectivas originales, diferentes, muy poco exploradas y con gran potencial, como demuestra su propia experiencia como consultor.
    Creo que en esta reflexión sobre metas ¿sí o no?, ¿camino o meta? vendría muy bien una reflexión sobre trabajo abstracto y cognitivo.
    Se ha hablado de vocación. Vocación ¿es algo que quiero ser?, o ¿es algo que soy?
    Un saludo,
    Maite

  20. Hay gente que sabe su vocación desde bien pequeño, en cambio hay otra que tiene claro lo que no le gusta,pero quizás no tan claro lo que le gusta realmente aunque tenga pistas. Como creo que la mayoría de la gente está en el segun grupo, la opción más adecuada podría ser la de realizar dsitintas funciones para encontrar la que realmente te motiva ( como creo que comentaba Nacho). De hecho creo q es la forma mas acertada de llegar a la meta. COmo decia Picasso cuando le preguntaban de dónde le venía la inspiración: "¿ la inspiración?, siempre me viene trabajando".
    Saluditoss

  21. Totalmente de acuerdo con @Lolus. En respuesta a Maite, comentarte que en 4 años descubriré si estoy donde quiero estar hoy. Pero no hay que olvidar que como seres humanos que somos, la dinámica es una característica que atesoramos. Quiero decir con esto que hoy quiero llegar a B, pero quizás dentro de un tiempo esa B cambie por diversas circunstancias.

    Para mí lo importante es tener siempre una meta, un horizonte al que mirar y por lo tanto alcanzar. Sin él, personas como yo nos encontramos perdidas. ¿Quizás somos demasiado simples? Es algo que me pregunto, pero bien, si así es mi naturaleza con ella he de vivir. Me es extremadamente incómodo vivir sin saber a donde llegar, y aunque comprendo y acepto otras formas de pensamiento, confieso que me cuesta comprender a las personas que no lo tienen. Mi pregunta es: ¿quizás lo saben? ¿quizás la parte no cosciente sabe a donde va aunque la parte cosciente no lo manifieste??

    Un saludo y mil gracias a todos por poder escribir tan libremente.

  22. jaajaj
    q cierto Manuel, a mi tb me cuesta mucho comprender como pueden vivir sin una meta, pero hay gente q prefiere no pensar demasiado y simplemente vivir, y quizas su meta sea esa y no complicarse mucho mas. Porque realmente darle muchas vueltas a lo que quieres hacer puede convertirse en una tortura, por lo que a veces no viene mal dejarse llevar por los acontecimientos y aceptar que no podemos controlarlo todo. ( pero claro del dicho al hecho , ya se sabe)
    saludiness

  23. Gracias por tu respuesta, Manuel.
    ¿Sabía Picasso a dónde iba o simplemente "iba"… con pasión, entregándose en lo que hacía, Lolus?
    A veces necesitamos metas: yo el año pasado escribí un libro como bien sabe Nacho (que lo cita a menudo). Fue una experiencia muy intensa y exigente. También está siendo muy gratificante, pero eso vino después. Probablemente, si no me lo hubiera planteado como "meta" no hubiera sido capaz de acabarlo.
    Pero cuando funcionamos según las metas que nos vamos fijando corremos el riesgo de dejar escapar muchas oportunidades, de actuar de una forma demasiado racional y con poco margen para lo emocional y, en el extremo, también el riesgo de actuar de forma calculadora y fría para con los demás, reduciendo las relaciones con otras personas al aspecto de si ayudan o no al objetivo que nos hemos marcado: Totalmente dehumanizador.
    Me ha gustado mucho eso de "mil gracias a todos por poder escribir tan libremente".
    Un saludo,
    Maite

  24. Interesantes reflexiones 2.0 en tu blog, usado como comunidad de discusión. Los felicito a todos por eso y por mantener vivo el espíritu de los blogs.

    En mi pais tuvimos una novela hace unos años llamada "Por éstas calles" que se vió en España. En la novela había un personaje llamado Eudomar Santos que decía, "Como vaya viniendo, vamos viendo"; la cara opuesta a la planificación.
    Yo no creo en ello y si, en la planificación. A Eudomar lo recuerdo para explicar lo contrario a la generación de planes y de la visión de futuro que tanto pregonara Joel Barker.,
    Saludos Nacho,
    Alberto

  25. Ignacio, lo que me impactó de cuando te conocí en Segovia fue la sencillez lúcida y sincera de tu manera de conversar, para mí uno de los indicadores más claros de la inteligencia que me gusta [y que conste que aunque diga esto no te voy a pedir para salir…;-)] Esto es lo que me ha despertado, así de pronto, tu comentario al fragmento de Alicia.

    Creo que estoy de acuerdo contigo en el sentido en que evolucionar es un juego de pistas donde, en cada hito o rastro que descubres puedes entrever las claves para dirigirte al siguiente.

    Para mí la finalidad está en llegar al abismo de lo que no conozco para asomarme en él y quedarme estupefacto ante su insondable profundidad [omnia exeunt in misterium decía Arthur Machen]…creo que esto es lo que más me asemeja a cualquier hombre [mujer] desde los albores de los tiempos y creo que es a lo que me debo, de ahí que continuamente investiguemos y debatamos, para no conformarnos con cualquier hoyo…hay que llegar al abismo…

    En cuanto a la palabra "progreso", no la he utilizado porque me da como una alergia y me salen sarpullidlos. Se han hecho y se siguen haciendo tantas cosas en aras del progreso…Personalmente he visto destruir mi entorno más inmediato y pisotear lo más preciado en nombre del “progreso”.

    Prefiero hablar de avance…Sí creo que lo que debemos es “avanzar”. Ahí estamos…

    Un abrazo,

  26. Avanzar, llegar más lejos… No sé. Para mi el gato juega a la reducción al absurdo con Alicia, pero no porque crea que ella necesita una meta, sino para poner en evidencia que ¿qué más da?.

    Grandes aspiraciones concretadas en proyectos humildes. Por ahí va mi idea de meta. Lo de avanzar. Retrocedamos cuanto sea necesario, vayamos en círculos y en zig-zags. Lo que importa no es la distancia recorrida, sino encontrar un rincón agradable donde quedarse… un tiempo…

  27. Nacho:
    Puff… es un conflicto tan viejo como la polvora, pero ahora más vigente que nunca. Yo creo, no se, que se pueden decir muchas palabras bonitas sobre esto, pero al final la optimo es el equilibrio.
    También todo depende del sesgo de cada cual. Algunos son tan caoticos que les vendría bien ponerse objetivos (y vuelvo a la cantinela de los "costes de oportunidad"), para crecer con un poco mas de armonia. La gente caotica, que anda sin rumbo, "a lo que venga", tiene que ser coherente con esa actitud: no tener grandes ambiciones, ser muy paciente, disfrutar mucho del proceso, tener alguien (o algo) que le pague la cuenta a fin de mes y/o ser minimalista. En el otro extremo, los hiper-planificadores se pierden lo mejor de la vida: la sorpresa… y casi siempre apuntan mal, porque es imposible ser tan certero. A estos les recetaría más "dejate llevar".
    De todos modos, yo rescato el ponerse objetivos vitales, para que el crecimiento sea acumulativo y armonico, siempre en la medida de lo posible.
    Trato de delimitar mis "espacios para la creación", donde crecer con flexibilidad pero coherencia. Sigue siendo importante saber-decir-que-no, y para eso hace falta fijar ciertos parametros del camino y entender qué te hace más feliz y qué no.
    Asi que pensar en probables futuros y destinos sigue siendo bueno, porque genera armonia en la consciencia y constancia de proposito. Y honestamente, creo que todos sin excepcion lo hacemos…

  28. Como dices respondiendo a Andrés, para mi, meta y camino son sinónimos.

    Yo nunca he tenido una meta muy concreta. Jamás he sabido contestar a esos cuestionarios de dónde te ves de aquí a 5 años.

    Coincido con Manel en la búsqueda de los abismos, pero para mi, el abismo somos nosotros mismos (Uy!)

    En realidad da un poco igual lo que hagamos o hacia dónde caminemos si, en ese camino, nos conocemos un poco mejor y disfrutamos del paisaje y la compañía.

    Buen debate amigo!

  29. Bueno, Nacho, como modesto homenaje a tu post más “popular”, te doy una cita de Deleuze y Guattari:
    “Pero hay que distinguir la velocidad y el movimiento: el movimiento puede ser muy rápido, pero no por ello es velocidad; la velocidad puede ser muy lenta, o incluso inmóvil, sin embargo sigue siendo velocidad. El movimiento es extensivo, y la velocidad intensiva. El movimiento designa el carácter relativo de un cuerpo considerado como’uno’, y que va de un punto a otro; la velocidad, por el contrario, constituye el carácter absoluto de un cuerpo cuyas partes irreductibles (átomos) ocupan o llenan un espacio liso a la manera de un torbellino, con la posibilidad de surgir en cualquier punto…”

  30. Este debate ha sido maravilloso y la guinda que traes, Alfonso, es definitiva. Muchas gracias.

  31. Por cierto, juraría que respondí en su momento (allá por Agosto) a Manolo, Lolus, Maite, Facility, cumClavis, mkl, Amalio y Odilas y, sin embargo, ¡no aparece ese comentario!

    Con lo que critico yo que el propietario del blog no converse con sus comentaristas y resulta que aquí ha ocurrido lo mismo :-(

    Quiero irme a wordpress ya…

    Sorry.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Relato de un día de esos que merecen la pena | conGestión de Personas - [...] a la gente, a todo lo que sucede alrededor. Esto me ha recordado este vídeo que ya puse por aquí …

Deja un comentario