Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 17 jun, 2009 | 4 comments

Alguna alternativa tendrá que tener la pequeña empresa, ¿no?

Alguna alternativa tendrá que tener la pequeña empresa, ¿no?

Como ya escribía por aquí cuando discutía algunas cuestiones relacionadas con el contrato fijo, según el Retrato de la Pyme del Ministerio de Industria, el 42.8% de las empresas españolas tienen entre 1 y 9 personas asalariadas y el 51,3% de las empresas están compuestas solamente por el empresario o emprendedor que decidió que era una buena opción lo del autoempleo. Es decir, que si ponemos en una rueda de reconocimiento a 10 empresarios españoles, 9 serán personas que tienen su propio negocio y que, probablemente, les gustaría generar cada vez más riqueza, creciendo en capital económico y, por lo tanto, en capital humano que permita ese crecimiento.
Bien, pues en estos días hemos podido leer por varios medios que Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Autónomos (ATA) ha planteado en el Congreso de los Diputados algunas medidas que afectan a estas pequeñas empresas, a los pequeños empresarios y a sus trabajadores, es decir, a todas las personas que trabajan por cuenta ajena o por cuenta propia en una PyME en momentos difíciles.

La medida principal que propone es que este colectivo pueda disponer de un tipo de contrato de trabajo específico para autónomos, durante el tiempo que los expertos estimen que puede durar la situación actual.

Algunas de las características colaterales de esta propuesta son las siguientes. Si te parece, las leemos y opinamos qué nos parecen, y si no, a otra cosa…

  • Incentivo a la contratación de 12.000 € para autónomos y microempresas. Según los cálculos de ATA, esta medida permitirá crear 350.000 nuevos empleos con un coste de 4.000 millones de euros. Esta cantidad supondría el 50% del Fondo de Inversión Local, con la particularidad de que traería “empleos estables”, ya que el empresario se vería obligado a devolver las ayudas si despide al trabajador “antes de los tres años”.
  • Coste del despido definido por 20 días por año trabajado.
  • Sobre las causas del despido, estas pueden ser: pérdidas económicas en un año, falta de financiación, la negativa de las entidades de crédito al descuento de documentos diferidos de pago como pagarés y letras, la morosidad de los clientes, las pérdidas derivadas del ejercicio de la actividad, el fallecimiento de familiares o la pérdida de licencia administrativa como “causa de fuerza de mayor” no imputables al autónomo o microempresario.
Por lo demás, cabe destacar que “la situación exige incentivar la actividad y el empleo frente a la inactividad”, que dijo Amor, quien contrapuso estas medidas a la posibilidad que “se comenta” de crear un nuevo salario social de 500 euros mensuales, que en tres años alcanzaría un coste de 18.000 millones de euros. Por contra, los incentivos a la contratación permitirían que los 1,8 millones de autónomos sin trabajadores a su cargo, de los que 600.000 son microempresas, se atreverían a contratar trabajadores. Y es que “el 80% del tejido empresarial español tiene entre cero y dos trabajadores”.

Asimismo, urgió a los diputados a que pongan en marcha la prestación por cese involuntario de actividad para los autónomos, si bien indicó que mientras no se articula esta medida, se deben implementar otras de protección específicas para este colectivo, a través de las rentas de inserción.

Yo por mi parte ya adelanto que desde el desconocimiento en profundidad de las medidas, me parecen acertadas por lo general. Donde veo algunas lagunas es en alguna de las causas de despido (pérdidas económicas en un año o fallecimiento de familiares es pasarse de flexibilidad desde mi punto de vita). Tampoco dejaría tan alegremente la duración del contrato a “lo que estimen” los expertos. Se fija un período y punto: 1 año, 2 años… lo que sea, pero cerrado. Por lo demás, bien. Alguna alternativa tendrá que teer la pequeña empresa, ¿no?

4 Comments

  1. Las medidas en sí pueden ser razonables pero, ¿por qué limitarlas al ámbito de los autónomos?

    Esta creación de guetos subvencionados crea desplazamientos extraños en el mercado de trabajo.

    Si se aplicaran estas medidas pronto veríamos como muchas pequeñas SL se disolverían para reconvertirse en comunidades de bienes, por ejemplo.

    Medidas sí, pero generales y para (casi) todos. Eso crea más estabilidad entre los empleadores, que no se ven obligados a ver si su perfil o el de su empresa cumple o no con los distintos requisitos, y menos ósmosis hacia la ayuditis, creo yo. :-)

  2. Tienes razón cuando dices que no debería parcelarse a los autónomos, porque las las empresas con menos de 10 personas (másmenos) debería tener esas mismas posibilidades, ya que el riesgo de fuga de personalidad jurídica es manifiesto.

    La ayuditis, lo queramos o no, es necesaria, aunque administrada de maneral inteligente.

  3. Hola amigo nacho:
    Para eso somos artesanos no?. Por estos lados si eres autónomo y se te ocurre inscbirte como una compañía, te "Comen vivo" los impuestos municipales. Lo mejor es quedarse como libre como persona natural. Si llegas a crecer, lo mejor será pensar en una cooperativa. Ustedes tienen mucha experiencia en ese tema.
    ¿Cómo estarán las cooperativas en España, con esa crisis?
    Un abrazo,
    Alberto

  4. Por aquí no hay demasiadas diferencias entre ser autónomo o "ser empresa", existen las mismas dificultades en estos momentos de crisis…

Deja un comentario