Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 29 abr, 2009 | 11 comments

Desconferencias (y desvaríos) en torno a la Innovación Liderada por las Personas

Desconferencias (y desvaríos) en torno a la Innovación Liderada por las Personas

Si habéis seguido mi última entrada o mis últimos tuiteos sabréis que en estos días he podido asistitr a buena parte de unas jornadas denominadas Innovación Liderada por las Personas que ha organizado el I2BC.

Tengo que admitir que iba con miedo. La imagen de El Roto de más arriba representaba bien mis pensamientos en torno a este evento, ¿estará surgiendo un interés real de una institución representativa que busca fórmulas para situar a las personas en el centro y eje de las decisiones y procesos que estén orientadas a la propia persona; o por el contrario esto es sólo un barniz con mucho formato y poco contenido para justificar cualquier otra cosa?

Las conclusiones que saco, vaya por delante, es que me ha sorprendido gratamente el esfuerzo que se ha llevado a cabo para la celebración de estas jornadas que no sólo han sido formato, sino también contenido, que ha primado y pesado más que el envoltorio. A tenor de esas jornadas se infiere que el trabajo que hacen desde i2bc (“innovar en lo cotidiano, hacer cotidiana la innovación”) puede ofrecer resultados reales a la sociedad. Por todo ello los seguiré de cerca y traeré por aquí aquellas cuestiones que sean de interés.

La estructura de las jornadas me invitaban a reflexionar sobre estos pensamientos que decía antes, ya que parecía apriori algo sensacionalista, con tendencia a parecerse a la segunda reflexión que describía:
- Los dos primeros días se trataron dos factores (ergonomía y enfoque emocional) que se incluyen en una metodología originada desde i2bc para certificar la efectividad tecnológica de procesos que estén orientados a personas, denominada People Lead Innovation (PLI). Para ello, se asentaron en ponentes de bastante renombre, como el profesor Seppo Väyrynen, de la Universidad de Oulu (Finlandia) y el profesor Nagamachi, de la Universidad de Kyushu (Japón).
- Los dos últimos días se realizaron las denominadas “desconferencias”, en donde un moderador planteaba temas y ahí finalizaba su intervención, ya que eran los asistentes los que tomaban la palabra y exploraban temas y conversaciones que los propios participantes querían mantener. Suponía representar la filosofía de las jornadas (la innovación la lideran las personas) a través de las propias jornadas (las conferencias las proponen y las dirigen las propias personas).

En cuanto a mí, no pude ir el primer día (que trataban el aspecto ergonómico de los productos tecnológicos), pero sí pude asistir a la ponencia del profesor Nagamachi, el segundo día, quién me cautivó cuando explicó que fue él, junto a su equipo de trabajo y su metodología (denominada ingeniería Kansei), los que han logrado cosas tales como el diseño del Mazda MX5 (“menos las ruedas, el resto del diseño es mío”, decía el japonés) y otros muchos productos que, además de ser ergonómicos y adaptados a las personas, están emocionalmente relacionadas con las mismas.

Echaba de menos a estas alturas una ponencia en torno a los procesos dirigidos a las personas en entornos laborales: la gestión de las personas en las organizaciones. Para ellos estaban las desconferencias, y ahí quería yo manifestarme.

Para tener claro una desconferencia, el ejemplo de la que se llevó a cabo el miércoles sirve como muestra:

Primero se establecen los parámetros del programa: se rompe el programa. Después una premisa: todos somos ciudadanos, con independencia de dónde vengamos. Todos nos ponemos una camiseta que nos ofrecen para ocultar corbatas y demás atisbos de jerarquía. Desde directores generales, socios fundadores, políticos, investigadores universitarios… hasta becarios, alumnos universitarios, amas de casa… todos vestíamos iguales, porque todas nuestras opiniones podían ser igual de válidas en los temas a tratar.

A continuación, nos presentamos todos. Interesante y prometedora se ponía la desconferencia, teniendo en cuenta que había gente de Finlandia, de Japón, de España (de la España de las capitales, de la España rural…).

Primera pregunta al aire: ¿puede darse la innovación en un entorno en donde se castiga el error desde la etapa escolar? Rompimos a desconferenciar. Interesante la aportación de Julio Lorca, director general de I2BC que quiso hablar de la palabra empoderamiento como término que no alcanza los objetivos que pretende. Prefiere utilizar el término emancipación. Y a partir de ahí más conversaciones e intervenciones interesantes en torno a estos dos conceptos.

Tomaron las palabras los miembros de otras culturas. Desde Japón el profesor Nagamachi se pregunta por la Universidad, ¿qué tiene que hacer en todo esto? La innovación debe asumirla observando a la ciudadanía para promover actuaciones, procesos y productos dirigidos al bienestar de las personas. Su equipo de trabajo tiene que preguntarse 10 veces al día el por qué están ocurriendo ciertas cuestiones, 10 veces por qué está ocurriendo un fallo en algún sistema o proceso que ellos están generando (una investigación, un producto, lo que sea). Y tienen la obligación de responderse, al menos, a 5 de esos interrogantes. Muy interesante para ser productivos, sí.

Más adelante se entra a pensar en innovación desde el punto de vista de las organizaciones, y de las empresas (¿son lo mismo?): la chicha que estaba buscando. Se busca la definición de empoderamiento como paradigma de gestión del talento humano: insertar como miembros activos y con capacidad de decisión a todos y cada uno de los individuos que trabajan en una organización descentralizando el poder y fomentando la comunicación en todas direcciones a la vez que se aplana la estructura jerárquica haciéndola más eficiente y menos burocrática.

Cuando escuché esa definición me salieron automáticamente dos ronchas e intenté coger el turno de palabra, consciente que era un espacio de conversación donde era más inteligente hacerse preguntas que ofrecer medias respuestas. Intenté explicar que en una organización en donde las personas tienen unos esquemas mentales en donde perciben que “el trabajo está hecho para sufrir”, “las empresas me van a explotar porque su objetivo es maximizar resultados” o “el conocimiento es importante, por lo que tengo que protegerlo”, parece bastante difícil que podamos asumir el empoderamiento como un medio que permita un cambio de manera sencilla. Asimismo, pretendí explicar que esa definición por sí misma es muy difícil de explicar a un empresario (“¿que vamos a descentralizar el poder que yo ostento?, ¿que vamos a aplanar las estructuras jerárquicas que yo he establecido?”).

Propuse en dicha intervención crear un grupo de trabajo por estos lares del sur de España que explorara esas dificultades, al estilo de los grupos que otros ya han conformado. Me miraron con buena cara, o así quise yo creerlo (no sé realmente si mi intervención fue una desconferencia o un desvarío) así que daré guerra para intentar rodearme con aquellos que por aquí piensen de igual manera.

En fin, sensaciones positivas, encuetros agradables, networking del bueno y expectativas ilusionantes en torno a temas que me atraen.

11 Comments

  1. Peaso sinopsis… Definitivamente te estás convirtiendo en un blogconsultor de los buenos :-)

  2. Eso es porque me fijo en algunos como tú… ;-)

  3. Estoy de acuerdo con Yoriento, me quedé con las ganas de leer mas..
    Ser un Story Teller es de las mas difíciles habilidades; a lo mejor te viene por el lado de tu padre y la poesía
    Alberto

  4. Gracias Nacho, parece que estaba alli escuchando al profesor japones y tus preguntas sin respuesta… Muy interesante, pero estoy contigo en que aqui y ahora no se como se le puede proponer a un dorectivo (y mas si es dueño o fundador) que cambie lo que ha creado. Ya cuesta hacerles ver que no siempre estan en posesion de la verdad…

  5. Alberto, créeme si te digo que he tenido que hacer un verdadero esfuerzo para abreviar todo lo que ocurrió allí. Celebro que te haya gustado el resumen.

  6. Hola Laura!

    Te hubiera encantado el japonés y las cosas que ha hecho en su larga vida (debe rondar los setenta años).

    Respecto a los empresarios y directivos, te doy toda la razón. A veces parece que son el enemigo a quien hay que batir, ¿verdad?

    Gracias por pasarte a comentar (te debo un mail, por cierto).

  7. Un excelente resumen y una propuesta fascinante. El enfoque, la metodología, el contenido… Me has puesto los dientes largos y me he quedado con ganas de leer mucho más.
    JM

  8. Pues me alegra que te haya gustado.

    Estaré atento a i2bc porque me parecen muy interesantes sus propuestas, y en relación con el bienestar ciudadano en entornos laborales creo que tienen pensado poder aplicar su certificación PLI.

    Intentaré pedir documentación de la metodología PLI para poder compartirla por aquí.

    Un saludo y gracias por pasarte a comentar.

  9. Hola Nacho,

    La verdad que tal como lo cuentas es una pena habérnoslo perdido porque tiene pinta de que fueron unas jornadas muy fructíferas e interesantes. Sin embargo, tu magnifico resumen nos acerca a la visión que se transmitió.

    Saludos,

    Juan

  10. Sin duda fueron unas jornadas interesantes, aunque pensando en ella con perspectiva creo que han supuesto, sobre todo, el inicio de una conversación en torno a temas de especial interés (la innovación y el bienestar ciudadano) que no teníamos antes por Málaga.

    Muchas gracias por tus comentarios, Juan.

  11. Hola Nacho,

    Tenía ganas de ir a la jornada de conferencias porque el tema me parecía interesante, y después de leer tu resumen confirmo lo que pensaba, asi que te lo agradezco porque ha sido como estar alli. La idea me parece muy buena y ojala se llevase a la practica, pero al igual que tu, pienso que es muy dificil proponerle esto a un empresario, la mayoría no están muy receptivo a este tipo de cambio, pero hay que intentarlo. Espero poder ir la próxima.

    Un saludo.

Deja un comentario