Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 5 feb, 2009 | 7 comments

Perlas (XV): La consultoría tiene un precio

Moisés lo pasó mal cuando guiaba al pueblo elegido de Israel en busca de la Tierra Prometida. La primera dificultad, tener que cruzar el mar y no disponer de suficientes embarcaciones. Por esta razón trató de separar las aguas por sí mismo. Pero tras dos semanas de infructuosos intentos, decidió encomendarse a un consultor para que le resolviera el problema…


He aquí una reproducción del diálogo que mantuvieron:

Moisés: “¿Está usted seguro de que podrá separar las aguas del mar para que mi pueblo encuentre la Tierra Prometida?”
Consultor: “Don Moisés, por favor, confíe en mi experiencia en estos casos. Le garantizo los resultados por escrito. Es más, confío tanto en mis servicios que sólo le cobraré un porcentaje de lo que usted consiga de la operación”.

Dicho y hecho. Con el asesoramiento del consultor se pudieron separar las aguas e Israel alcanzó su objetivo.

Quince días después, el consultor se acercó en persona para visitar a Moisés en su nueva morada.

Consultor: “Buenos días. Traigo aquí la factura con mis honorarios por el servicio de consultoría. Son 10.000 monedas de oro”.
Moisés (con una mezcla de asombro y angustia): “¿Cómo va a cobrarme tanto por conseguirme un atajo?”
Consultor: “No, hombre, por el atajo le cobro sólo 1.000 monedas de oro. Y eso porque gracias al atajo ha llegado dos años antes de los que habría tardado por tierra”
Moisés: “¿Y el resto de dónde sale?”
Consultor:  “Las otras 9.000 monedas son por haberle conseguido una mención especial de ocho páginas en la Biblia”


Discusión:
el trabajo de los consultores está mediáticamente mal valorado, y podríamos poner millones de ejemplos, pero…
¿el consultor busca el valor añadido al cliente? o,
¿el consultor añade un valor de dudosa procedencia a sus honorarios?

7 Comments

  1. En la viña del señor hay de todo… estará el que añada valor y estará el que añada honorarios de dudosa procedencia.

    Lo honesto, es la primera opción. Valor añadido.

  2. Correcto Driveshaft.

    La cuestión es que siempre se “escuchan” las malas acciones que se llevan a cabo desde la consultoría pero nunca las honestas.

    Un saludo!

  3. Me pregunto con cuántos intermediarios tuvo que negociar el consultor para lograr esa mención en la Biblia.

    Un saludo

  4. Tus preguntas sólo se pueden responder con un “depende”: Pues depende del consultor…¿no?
    SM

  5. Hola Patrick.
    … y supongo que por ese trabajo de intermediación cobra 9000 monedas de oro.

  6. Hola Senior Manager.

    Completamente de acuerdo.

    Quizá, además de mostrar una historia relato curioso, busco con este post lanzar preguntas sin respuesta para que, aquellos que están bien posicionados o hayan tenido experiencias positivas o negativas, se mojen para un sitio u otro en las respuestas.

    Un saludo.

  7. ¡Ahh, vale!… entonces me mojo: El consultor SIEMPRE aportará valor añadido al cliente y no sólo por sus conocimientos y experticia, sino porque puede ver la situación desde afuera y sin afectarse sentimentalmente, esa frialdad es necesaria para tomar a veces buenas decisiones… Toda esta combinación de cualidades y los consejos que damos, tienen un precio, pues de lago tenemos que vivir…¿no?
    SM

Deja un comentario