Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 8 ene, 2009 | 2 comments

De vuelta con los propósitos

Como ya te decía, estamos en tiempo de tener propósitos. Y también te daba ánimos, para que los propósitos los llevaras a cabo y te cargaras de motivación para lograrlos.

Ahora te dejo unas cuantas recomendaciones para intentar operativizar las metas que te propongas de tal forma que puedas controlar el desarrollo de tu actividad en pro de la consecución de tus objetivos.

Como en todo proceso de planificación, los objetivos o metas las tienes que definir en términos específicos, mensurables, realizables (pero retadores) y con fechas de finalización.

Para muestra, un ejemplo. Quizá en estas navidades ta reencontraras con un viejo amigo o familiar que te dijo: “¡estás más gordo!”. Bien, pensemos en la secuencia de acontecimientos que tendrías que haber llevado a la práctica, si dicho comentario consiguió herir tu sensibilidad y despertó uno de los muchos propósitos para 2009.

1- No te enfades, si estás más gordo, estás más gordo, y punto. Tu amigo o familiar no tiene la culpa, eres tú el que te has descuidado.

2- Coge un papel en blanco y escribe el propósito que pueda hacer enmendar este hecho (“estás más gordo”). Por ejemplo, se me ocurre que se podría escribir:

“voy a perder peso”

2.1- ¿es correcto?
NO! No está redactado de forma que sea un objetivo específico o mensurable. Asimismo, tampoco tiene fecha de finalización, por lo que no sabemos si es realizable o desafiante.
Para poder avanzar, pensemos que la redacción del objetivo tiene que estar en infinitivo, de tal forma que se marca de manera directa la meta:

“perder peso”

2.2- ¿es específico?
No mucho porque, ¿de qué manera vas a perder peso? No es necesario indicar cada acción individual (para eso ya estarán más adelante las estrategias o planes de acción para lograr el objetivo). En la redacción del objetivo es necesario hablar del “qué hacer” sin mencionar el “cómo hacerlo”. Por ejemplo…

“Perder peso haciendo ejercicio 3 veces a la semana y comiendo de forma sana regularmente”

2.3- ¿es mensurable?
Para saber si un objetivo está bien redactado el mismo te debe indicar el momento en el que has logrado conseguirlo. Con el anterior enunciado, ¿cómo sabes cuándo has llegado a la meta? Cada meta debe tener un valor, un número de kilos por perder, un puñado de euros que facturar, un número de clientes que conseguir… Sólo si la meta es mensurable puedes hacer un seguimiento del proceso para conseguirla. En nuestro ejemplo, nos vale con perder 5 kilos, de tal forma que quedaríamos así:

“perder cinco kilos haciendo ejercicio 3 veces al día y comiendo de forma sana regularmente”

2.4- ¿es realizable a la vez que desafiante?
Esto va a depender de la situación de cada uno. Pongamos por caso en este ejemplo que el protagonista hace ejercicio, aunque no regularmente (ninguna, 1 ó 2 veces a la semana, según la motivación por hacer o no ejercicio) y come sano, pero no regularmente (se salta los fines de semana cualquier criterio de comida sana). Pues bien, si añadimos que pesa 83 kilos, quizá el planteamiento del objetivo podríamos decir que sí es realizable y a la vez sí representa un desafío.

2.5- ¿para cuándo?
Una meta sin fecha es simplemente un sueño, una mera declaración de intenciones. Establecer una fecha final para alcanzar el objetivo te permite evaluar el grado de consecución del mismo en función del tiempo que ya se ha gastado, por lo que ayuda de nuevo a estar pendiente del seguimiento del objetivo. De esta manera, si tuviéramos hoy 8 de enero que plantear el objetivo, podríamos definirlo de la siguiente manera:

“perder cinco kilos antes del 1 de abril de 2009, haciendo ejercicio 3 veces al día y comiendo de forma sana regularmente”

3- Estrategias o planes de acción. Esto, para más adelante…

2 Comments

  1. Siempre me gustan los artículos que aconsejan pero con ejemplos, que no se quedan en los conceptos ;-)

    ¿Te he dicho que me gusta mucho el subtitulo de tu blog, “sin pretensiones”? :-)

  2. Escribo sin pretensiones, pero pretendo que el blog tenga cierta repercusión. Pero estoy empezando a aprender cosas y el blog casi que acaba de nacer, así que seguiré posteando sin muchas pretensiones… y a ver qué pasa.

Deja un comentario