Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 22 dic, 2008 | 0 comments

Perlas (XII): Estrategias comunicativas


Juan invitó a su madre, señora extremadamente conservadora, a cenar una noche a su apartamento de soltero. Durante la cena, la madre no pudo por menos reparar en lo hermosa que era Lourdes, la compañera de apartamento de su hijo. La madre tenía sospechas de que ambos tenían una relación. En el transcurso de la velada, mientras veía cómo se miraban y se comportaban, se preguntó si estarían acostándose.
Leyendo a su madre el pensamiento, Juan le dijo: “Mamá, sé lo que estás pensando, pero te aseguro que Lourdes y yo sólo somos compañeros de piso”.
Aproximadamente una semana después, Lourdes le comentó a Juan que desde el día que su madre fue a cenar, no encontraba el cucharón grande de plata para servir la sopa. Juan dudaba que se lo hubiera llevado su madre, pero aún así le escribió una carta:
“Querida mamá: no estoy diciendo que tú cogieras el cucharón de plata para servir la sopa, pero el hecho es que desapareció el mismo día que tú viniste a cenar a casa”
Unos días más tarde, Juan recibió una carta de su madre:
“Querido hijo, no estoy diciendo que te acuestes con Lourdes, pero el hecho es que si Lourdes se acostara en su propia cama, ya habría encontrado el cucharón de plata para servir la sopa. Con todo cariño, Mamá”



Deja un comentario