Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 6 nov, 2008 | 0 comments

Estadísticas

Un 63% de los españoles se considera satisfecho con su trabajo. Sin embargo, sólo un 45% de los empleados españoles se encuentra satisfecho con el reconocimiento, por parte de la empresa, de sus esfuerzos. En cuanto a la motivación en el trabajo, los datos muestran que aunque un 15% de ellos considera que ha aumentado, esta cifra es más baja que en el 2007 (19%). Además, un 31% de trabajadores considera que su motivación ha disminuido. La satisfacción es mayor, eso sí, entre los ejecutivos (60%) que entre los que no lo son (42%). Por su parte, la conciliación y el equilibrio entre vida profesional y familiar ha disminuido respecto a años anteriores y se sitúa actualmente en un 66 % frente al 74% de 2005, bastante por debajo de la valoración que ofrecen los trabajadores de otros países europeos.

Estos son algunos de los datos que revela el Barómetro de Clima Laboral Accor 2008, realizado por Ipsos a una muestra de 1320 asalariados en España, mayores de 18 años, pertenecientes a distintos sectores de actividad y con diferentes grados de responsabilidad, tanto en el sector público como privado.

Los empleados del sector público, los más satisfechos en su relación con el trabajo.

En relación a cuestiones como la satisfacción profesional, la sensación de realizarse, valorización y reconocimiento, motivación y lealtad de los empleados públicos, las principales conclusiones del estudio apuntan a que si bien el trabajo sigue siendo una “seguridad” y una “obligación” para los españoles, se han observado cambios en aspectos relativos en la relación con el trabajo. En este sentido, el sentimiento de seguridad aumentó del 31% al 35% entre el 2007 y el 2008, mientras que el de obligación disminuyó durante este período.

Por sectores, el privado obtiene peores resultados que el público en cuanto al porcentaje de personas que consideran su trabajo como una rutina y una obligación (17% frente al 9% de los del sector público). Además, para el 27% de los empleados de la empresa privada el trabajo es una obligación, frente al 18% de los trabajadores de la empresa pública.

Asimismo, se ha registrado un incremento de la satisfacción con la situación profesional y con el sentimiento de orgullo con su trabajo. Sin embargo, los indicadores de implicación y motivación en su trabajo se mantienen en los mismos rangos, aunque aumenta el índice de lealtad de los trabajadores hacia la empresa en la que trabajan. El informe, también apunta que existen diferencias entre ejecutivos y no ejecutivos. Mientras que para los primeros los porcentajes más altos continúan correspondiendo a la consideración del trabajo como un orgullo, un placer y una seguridad, para los no ejecutivos los porcentajes más altos corresponden con los sentimientos de rutina y obligación.


Sin embargo, el porcentaje de gente que se siente orgullosa de su trabajo ha aumentado considerablemente en el 2008 (40%), superando el porcentaje del año 2005 (37%) y el del 2007 (33%). 

En el sector público, el porcentaje de gente que se siente orgullosa de su trabajo es superior (55%) al de la empresa privada (34%). También el porcentaje de felicidad, orgullo y sensación de realizarse en el trabajo es mayor entre los ejecutivos que entre los no ejecutivos.

Calidad de vida en el trabajo: los empleados del sector público, los más felices.

El porcentaje de personas que es feliz en su trabajo aumentó del año 2005 (29%) al 2007 (32%). Durante el 2008 este porcentaje ha permanecido estable.

Sin embargo, el estudio ha establecido diferencias entre el sector público y el privado y entre los diferentes niveles de responsabilidad. En el sector público el porcentaje de personas que declara ser feliz en su trabajo es del 44%, frente al 27% del sector privado. Por otra parte, el porcentaje de ejecutivos que declara ser felices en su trabajo es superior (41%) al de los no ejecutivos (30%).

La conciliación disminuye y se aleja de los parámetros europeos

Según los datos del Barómetro 2008, la conciliación y el equilibrio entre la vida profesional y personal han disminuido respecto a años anteriores, pasando de un 74 % de satisfacción en el 2005 al 66% actual. Este factor aparece como un elemento de freno para el aumento de la calidad de vida en el trabajo. 


Por otra parte, los trabajadores españoles valoran de forma más negativa, en comparación con otros trabajadores europeos, precisamente el equilibrio entre la vida profesional y personal y la satisfacción con las condiciones de trabajo.

El salario, la primera preocupación de los españoles.

En este ámbito se han medido obligaciones profesionales y diarias, así como expectativas con respecto a la empresa para la cual trabajan. Las principales conclusiones señaladas en el informe son que los trabajadores solicitan una mayor remuneración y tiempo para el cuidado de los hijos. 

El 64% se siente insatisfecho con su remuneración y el 43% con las prestaciones recibidas por parte de la empresa. Asimismo, existe una sensación de estrés por parte de los trabajadores y una cierta necesidad de mayor conciliación entre vida profesional y familiar.

Por otra parte, la formación sigue siendo el principal ámbito de actuación solicitado a la empresa pero existe una tendencia al alza en la solicitud de apoyo a la empresa en lo relacionado con la atención escolar/guarderías a los hijos.

Deja un comentario