Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 2 jul, 2008 | 0 comments

Reflexiones en 15 minutos (sobre una nueva vida)

Reflexiones en 15 minutos (sobre una nueva vida)

Autor: Sergio Álvarez
02/07/08. 16:30 He recibido una llamada de mi primo Jose: “Primo mvl”.
Si, Jose, sin acento. Esta falta de acento denota la cercanía y “roce” que hay entre ambos. Los vínculos afectivos en algunas ocasiones entremezclan la amistad y la familia, y este es un buen ejemplo.
Apenas atina a farfullar que acaban de “meter” en el paritorio a su señora y prima política mía, claro.
Ella es Rosa y está de 8 meses. Son primerizos y a la ilusión por el nacimiento de su primer niño, se le une el miedo por el qué pasara y cómo estarán. Él me dice que no sabe qué hacer, que está a punto de llorar y que esto es muy grande.

Una vez informado, paso a la vigilia de mi siesta veraniega, me mantengo en tensa espera. No quiero llamar a nadie, no hasta que José Manuel (hijo) diga aquí estoy yo.

02/07/08. 17:46. Ding – Ding, Ding – Ding . Recibo un mensaje multimedia.
Si!!!!!. Es la foto. La que veis, es José Manuel Pareja, hijo. Ha nacido, afortunadamente parece que ha sido todo muy rápido.


No hay texto, supongo que pensar en trasmitir palabras y texto a los pocos minutos de ver a tu primer hijo, debe ser una labor de dificultad extrema, como la construcción de la pirámide de Kefrén, en menos tiempo y sin ayuda de nadie.

02/07/08. 17:50.
Mientras me encuentro redactando un sms para trasmitir mi alegría, mi emoción, cariño hacia ellos, los tres…

Me doy cuenta de que he tenido que asimilar en muy poco tiempo que su vida ya no es de dos, es de tres. Hace menos de dos horas cualquier mensaje hubiera terminado con un beso para los dos, o cuidaros mucho (los dos) y en muy poco tiempo y “para el resto de su vida” tendré que incluir el tres en mi esquema mental de mi primo Jose.
02/07/08. 17:52. Jose me llama.
Esta feliz, él no lo dice pero se nota, su tono de voz denota emoción, ilusión y de nuevo miedo. Es muy grande lo que le ha pasado, su vida ha cambiado en menos de dos horas. Todo ha tomado una dimensión distinta.
El niño ha pesado 2 kilos 800 gramos y lo escucho tras el teléfono. Todo ha salido bien, pero aún no ha visto a Rosa. Dice que necesita verla, que le falta ella para tenerlo ya todo. En ese momento, cuando tenga a esas dos personas delante, y pueda abrazarlas y prometerles que las cuidará por el resto de su vida, será el hombre más feliz del mundo.

Este medio día, y camino a casa me propuse echar otros 15 minutos y escribiros algo con un trasfondo de gestión empresarial. Me he propuesto que este verano caluroso me ayude a escribir, a trasmitir alguna idea y a perfeccionarme en lo que a redactar se refiere.
Pero hoy es un gran día, ha llegado una nueva vida, de alguien muy cercano a mi, y lo último que quiero hacer es daros la paliza. Hay momentos, días, situaciones … que no hay que mezclarlos con lo laboral.

Aunque dicho lo dicho, algún día me tocará hablar sobre el equilibrio entre vida personal y vida profesional e intentar de matizar las borrosas fronteras que separan una de otra.
Son las 18:45.
He tardado algo más de 20 minutos, pero hoy me vais a permitir esa licencia. Ha nacido una nueva vida.
Va por ti José Manuel.

Deja un comentario