Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 2 jul, 2008 | 0 comments

Aburrimiento vs Alegría

Aburrimiento vs Alegría

Autor: Nacho Muñoz

Una vez que la resaca por la gloria del balón va pasando, ya sólo quedan recuerdos de ruido, furia, banderas y conversaciones recurrentes sobre el ocio nacional. Ahora volvemos a esta ordinaria vida, en su acepción más prosaica y sudorosa, la de saberse ocupantes de silla de oficina en estado de espera de las vacaciones de verano, con euribores, gasolinas y crisis variadas rondando las hojas de todos los periódicos, hurgando en nuestros bolsillos y aburriéndonos ya un poco.

Y es que el regreso de un éxito tan poco usual como el de nuestra selección va a ser duro. Una vez homenajeados los Casillas, Torres y Fábregas de turno-s, ahora aparecen en nuestras vidas escenarios ya conocidos, rutinas aprendidas, trabajos aparentemente aburridos… de los cuales dicen los manuales, seminarios, gurús y también el sentido común que tenemos que afrontar con una palabra que a veces algunos no tienen en su diccionario: alegría.

La alegría por trabajar es una quimera que siempre intento transmitir porque procuro practicarla. Me da la sensación que es un medio para conseguir ese estado de gracia del que hablaba Maribel Plaza en otra parte de este blog. Ella comentaba que siempre nos olvidamos que la felicidad “es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias”… La alegría es un instrumento de gran utilidad para “disponer” la mente a través de las circunstancias, aunque no deja de ser efímera y por sí misma no puedes pretender una conquista plena de la felicidad.

Y es que la felicidad o la alegría sólo se entienden cuando se es consciente de que se está aprovechando. En este sentido, creo sinceramente que el mundo no debe estar bien hecho mientras un orgasmo no dure lo mismo que la interpretación del himno nacional. Aún así, entiendo que es necesario buscar el climax profesional incluso cuando los estímulos laborales no sean atractivos. La capacidad para (auto) motivarse es clave. Y si piensas que tu situación no es apta para estar alegre, acuérdate de otro aserto irrefutable de Chiky (“hay que ser feliz con lo que se tiene, mientras se persigue lo que se desea”) y reflexiona un poco por dónde te estás equivocando: en no saber lo que persigues, o en el estado de victimitis en el que te encuentras.

Deja un comentario