Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 30 jun, 2008 | 0 comments

En busca de la felicidad

En busca de la felicidad

Autor: Maribel Plaza (alumna Master 07-08).
Hoy venía dispuesta, mejor dicho, totalmente decidida, a hablar de outdoortraining, a hablar de las competencias, que me ratifiqué en la opinión de que no tenía, como liderazgo, o de aquellas que he descubierto que las tengo innatas, como piquete; pero una llamada ha quebrado mi sosiego. Suena el teléfono, es mi hermana pequeña que estudia en Madrid, desde que era muy pequeña ha destacado por su inteligencia, y por una elevadísima orientación al logro (si no saca un 10 es como si no hubiera aprobado); siempre me llama llorando, porque dice que está muy agobiá, que no lo lleva todo lo bien como ella quiere, aunque al final siempre obtiene excelentes notas. Pero hoy, descuelgo el teléfono y está llorando, y presiento que hoy sus lágrimas son distintas; comienza a contarme: su mejor amiga que perdió a su madre hace 9 meses se acaba de enterar por televisión que su padre, su último familiar vivo, ha fallecido en un accidente aéreo. Él , me dice, un reputadísimo controlador aéreo. Y ella se siente fatal, egoista, materialista.

Y te das cuenta, de que te has pasado la mayor parte de tu vida luchando por “sueños”, que al final del trayecto se hicieron realidad y no te reportaron todo aquello que anhelabas.

Cuando tenía 5 años, tuve que hacer una redacción de lo que me gustaría ser cuando fuéramos mayores, todo el mundo contestó médico, astronauta, profesora, y yo escribí que yo quería ser feliz, redacción que trajo de cabeza a mi madre.

Y te das cuenta, de que no es oro todo lo que reluce, ni todas las personas que se encuentran errantes en la vida se encuentran perdidas, que todo depende de los ojos con lo que las mires; lo que ocurre, es que nos complicamos tantísimo la vida, preocupándonos por obtener aquello que no tenemos e infelices por no poder conseguirlos, que jamás apreciamos, que nuestra verdadera felicidad se encuentra en valorar lo que ya se encuentra ante nosotros o que ya poseemos…

Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.

Porque desde que Franklin D. Roosevelt, en la Constitutión Americana proclamó que todos tenemos derecho a la búsqueda de la felicidad, la mayor parte de la gente ha identificado la felicidad con la obtención de cosas tangibles, como dinero, posesiones o con el reconocimiento de prestigio o reconocimiento profesional, sin darse cuenta de que la verdadera felicidad, se encuentra en el valor de lo intangible, en esos pequeños momentos del día, que hacen que tu vida cobre sentido, en esos momentos de la vída, en que descubres que no te encuentras solo, que esa amiga tuya está siempre ahí, que tu familia te apoya y está ahí sin condiciones.

En ese momento del día en que tu perro, si , ese animal que un día te encontraste llorando en la calle, todo sucio, y metiste en tu casa, te hace feliz ( he tardado diez años en enseñarle que me traiga la zapatilla y me ha traido la de mi hermano).

Y te das cuenta de que hay que ser feliz con lo que se tiene, mientras se persigue lo que se desea.

Deja un comentario