Menú de Páginas
TwitterRssFacebook
Menú de Categorías

Últimas entradas publicadas

De la gestión de personas a la autogestión de organizaciones

Posted on 20 oct, 2013 | 4 comentarios

En definitiva, me he dado cuenta que lo mío, la gestión de personas, la estoy abordando desde otro punto de vista. Sin abandonar el modo de gestionar las organizaciones tradicionales, casi sin darme cuenta estoy ya transitando profesionalmente hacia otros espacios: de la gestión de personas a la autogestión de organizaciones basadas en la democracia económica.

¿En qué tiene que innovar RRHH?

Posted on 27 jun, 2013 | 7 comentarios

Me gusta bastante utilizar en talleres de trabajo o seminarios con técnicos y directivos de RR.HH. la metáfora del hipopótamo para describir el animal que refleja las características clásicas del modo de funcionamiento de la gestión de personas en las organizaciones. Animal grande, lento, gris, que está casi siempre dormido y, cuando se despierta, lo hace para meterse en el fango…

Es una provocación, claro, y son muchas las empresas que no tendrían por qué identificarse con este animal, por supuesto, pero de lo que trato es de activar la actitud humilde y comenzar a partir de ahí a identificar las cosas que se hacen mal desde esta área vital para el funcionamiento sostenible de cualquier organización.

¿Enchufismo o redes de contacto?

Posted on 24 jun, 2013 | 13 comentarios

Artículo escrito por Fernando Castilla López, alumno del Master en Dirección y Gestión Estratégica de la Universidad de Córdoba en la edición 2012-2013, quien critica el sentido que toman las redes de contacto cuando adquieren el verdadero significado de “enchufe”, es decir, el acceso a una oportunidad profesional sólo por el mero hecho de ser “conocido de”.

Resiliencia y Primer Foro de la Red de Consultores Artesanos

Posted on 20 jun, 2013 | 4 comentarios

Uno de los conceptos que más nos persigue actualmente para tratar de diagnosticar y describir nuestra realidad tiene que ver con el cambio. Todo cambia, en todo momento. Frases relacionadas, del tipo “todo cambia, nada permanece”; o “lo único que permanece es el cambio” las tenemos grabadas, con independencia de si se la leimos a Parménides, Heráclito o al último gurú de turno.

Hay reglas del juego que ya hemos aprendido: todo es dinámico y tenemos que adaptarnos; todo cambia y tenemos que estar prevenidos; ya nada es igual y hay que atenerse a las circunstancias. Parece que la incertidumbre y el incremento de presiones externas van asociándose al concepto “cambio” de un modo desconcertante. Y nosotros… a verlas venir, a tratar de recibir el menor daño posible de todo este caos en el que se está convirtiendo nuestro entorno.

Visión del futuro desde el presente

Posted on 10 jun, 2013 | 16 comentarios

Artículo escrito por Antonio Manuel Guerra Pradas, director titular del Colegio Compañía de María de Puente Genil (Córdoba) y alumno del Master en Dirección y Gestión Estratégica de la Universidad de Córdoba en la edición 2012-2013, quien explora el acceso al empleo desde el conocimiento de los sueños propios, de lo que realmente queremos, sabemos y nos gusta hacer.

La motivación en la gestión de personas

Posted on 4 jun, 2013 | 13 comentarios

Artículo escrito por Isabel Muñoz Martín, alumna del Master en Dirección y Gestión Estratégica de la Universidad de Córdoba en la edición 2012-2013, quien se acerca al concepto de motivación, incluyendo en sus diversos significados el de la responsabilidad y el compromiso de la propia persona por desarrollarse.

La oportunidades no son objetivos

Posted on 30 may, 2013 | 2 comentarios

Un grupo de pensadores de la segunda mitad del siglo XX, con Guy Debord a la cabeza, emplearon la deriva como recurso para conocer y experimentar la ciudad: en vez de ir a un lugar concreto de la misma, utilizando mapas o hitos ya previstos y conocidos por todos, la deriva consistía en acudir a aquellos lugares de la ciudad movidos exclusivamente por las emociones que van generando esos espacios, a raiz de las conversaciones que se van teniendo, o de los pensamientos y experiencias que se van asociando durante el recorrido.

La deriva podía finalmente concluir en la realización de un mapa, pero no el mapa que relacionamos a la típica guía turística, sino uno más íntimo de la ciudad basado en las propias emociones y experiencias vividas. Lo importante de la deriva no es el lugar concreto al que ir en la ciudad (el objetivo), sino lo que le ocurre a la persona cuando se encuentra en ella recorriéndola (la búsqueda). Y los lugares encontrados durante la búsqueda de experiencias se convierten en los objetivos que se deseaban encontrar.

Y nos creemos racionales…

Posted on 23 may, 2013 | 0 comentarios

Una de las paradojas que nos ofrece la historia reciente de las ciencias sociales la protagoniza Vilfredo Pareto. A este autor se le ha de considerar como un economista, dadas sus contribuciones más significativas; sin embargo, una de sus obras más importantes se trata de uno de los primeros tratados de sociología que jamás se han publicado (“Tratado de sociología general”), por lo que también se le considera sociólogo. Como tuvo interés en introducir sus averiguaciones en el día a día de su entorno, también se le considera político… y también filósofo. Bueno, tiene sentido: a finales del diecinueve y comienzos del veinte florecieron numerosos intelectuales cuyas obras ya no se separan de las bibliografías obligatorias que nos permiten entender buena parte de nuestras orientaciones políticas, económicas, sociales y psicológicas.

En ese tratado de sociología (insisto en las paradojas), para articular algunas de sus explicaciones relacionadas con el funcionamiento de las élites y las masas, acude al diseño de una suerte de teoría psicológica muy inspirada en la de su contemporáneo Freud. Pareto, para explicar cómo es el comportamiento humano en sociedad, acude a dos conceptos (cuyos nombres, la verdad, es lo de menos): residuos y derivaciones. Me valen como excusa para explorar nuevas dudas sobre cómo somos y cómo creemos ser.

Perlas (47): persiguiendo rastros

Posted on 19 may, 2013 | 2 comentarios

Pisar huellas ya hundidas te hace sentir interesante: hay que balancearse felinamente para colocar adecuadamente tu cuerpo, procurando que la hendidura no sienta que te posas sobre ella. Vas descubriendo que caminas sobre los pasos de otros, replicando descubrimientos que se sienten más con la empatía que desde la espontaneidad y la sorpresa. Y pronto llega el agotamiento, porque nunca acabas de saciarte.